RSS

Las exportaciones, centro de la discusión

El humor en la industria no era el mejor y esa inquietud se manifestaba sin que tomara estado público. Pero la conferencia de prensa ofrecida por el titular del INV, en conjunto con el ministro de Agroindustria de Mendoza, sobre el crecimiento de las exportaciones hizo que aquella inquietud saliera a la superficie.

No se pone en tela de juicio la realidad de las cifras, sino el hecho de que se hace referencia al tema en forma global, sin considerar los que pasa con las exportaciones del vino fraccionado, que ha tenido una caída preocupante. Pero lo que molestó fue que, en base a esos valores, el ciclo oficial Argentina en Noticias pusiera a la vitivinicultura como ejemplo “de lo bien que se han hecho las cosas, sin reflejar la realidad de la industria”, señaló una fuente.

Esas reacciones también llegaron al titular del INV, Guillermo García, quien manifestó que “yo no estoy negando ninguna realidad ni estoy ocultando nada con las cifras que di. Tampoco dije que la vitivinicultura es una industria floreciente, sino que señalé que habían aumentado las exportaciones, tal cual ocurrió”. Para el funcionario, todo el vino, tanto el que se vende fraccionado como a granel tiene valor agregado y destacó que no desconoce los problemas por los que atraviesan los fraccionados. “Es un tema que afecta no sólo a la vitivinicultura sino que alcanza también a las economías regionales”, señaló, para agregar que habría que conversar sobre qué tipo de solución alcanzar para evitar la caída de los fraccionados, sin descartar la posibilidad de un tipo de cambio diferenciado.

García insistió en asegurar que se habían recuperado, en julio, las ventas de vinos a Brasil y que el inconveniente, en ese caso no es económico, sino de licencias no automáticas. También indicó que el mercado interno ha aumentado un 2 por ciento y las exportaciones, en general, un 35 por ciento. “Siempre hemos sido claros, todos los meses damos a conocer las cifras y ahora hemos hecho lo mismo”, expresó. También dijo que esas cifras han generado una caída en los stocks, lo que va en beneficio de los viñateros. “Nosotros tenemos que pensar en toda la cadena”, dijo.

La óptica de los sectores privados fue diferente. Sergio Villanueva, de la Unión Vitivinícola Argentina destacó que “en el tema exportaciones hay que tener en cuenta que no todo está bien ni todo está mal. Es bueno que los vinos a granel crezcan, pero no a costa de los fraccionados”, agregando que “en el mercado externo hay serios problemas de competitividad y, de crecer a dos dígitos anuales se ha revertido la tendencia y ahora hemos caído en las exportaciones del vino embotellado”.

Manifestó que “decir que las exportaciones han crecido un 35 por ciento puede llevar a un error y es un tema que hay que verlo a largo plazo, porque convertiríamos al vino en un commoditie, sin valor agregado”, expresando que “no hay que hacer un discurso simplista, porque se está dando una imagen que no existe”. Por esos motivos tenemos expectativas por la visita del ministro Yahuar.

Juan Carlos Pina, de Bodegas de Argentina coincidió con el planteo anterior en el sentido de que el vino a granel es un commoditie. Pero fue mucho más allá. Dijo que “mezclar en un informe el mercado interno y el externo y las exportaciones a granel y fraccionado es como mezclar lechones con caramelos y con autos, porque cada uno de esos aspectos merece un análisis distinto.

No está mal crecer a granel, pero no podemos perder el embotellado, porque durante más de diez años hemos trabajado para tener un lugar en las góndolas y ahora estamos tirando todo por la ventana. Además, recuperar esos espacios costará mucho, porque no somos confiables”. Aseguró que la vitivinicultura debe analizarse por sectores, por segmentos y por mercados y destacó que no puede utilizarse el vino a granel para enmascarar los problemas por los que atraviesan las empresas en las exportaciones.

Mauro Sosa, del Centro de Viñateros y Bodegueros del Este no coincide con ambos planteos. Dijo que la entidad ya había denunciado los problemas de competitividad del vino fraccionado, pero agregó que “no por ello hay que ir al otro extremo. Hay una coyuntura internacional que favorece los graneles y eso es bueno y hay que aprovecharlo. Todo es parte del negocio y lo importante es que los vinos salgan porque además de ingresar divisas, reducen los stocks”, expresando que “la vitivinicultura es un todo. Hay que aprovechar el momento de los graneles y trabajar para solucionar los problemas de los fraccionados, como lo dijimos en el almuerzo de fin de cosecha”.

Finalmente, Pablo Asens, de la Federación de Cámaras Vitícolas, expresó que “es bueno que aumenten las exportaciones, pero es muy preocupante que caigan los fraccionados, porque se pierden góndolas en el mundo. Hay que tener muy en cuenta lo que pasó en 2002/2003, cuando los sudafricanos nos compraban todo, pero cuando el precio subió en la Argentina y bajó en España y en Australia, desaparecieron de inmediato los compradores”, asegurando que “se están encendiendo las luces amarillas, porque el impacto social es muy grande. En los últimos años hemos tenido un apoyo muy importante del Gobierno nacional y esperamos que ahora vuelvan a escucharnos”.

 

 

Fuente: Diario Los Andes

 

 


Comments are closed.