RSS

Uva: exportar mosto a costo 0 y asociar viñateros y bodegas

Fue la respuesta del Gobierno al pedido de subir el precio a $ 1,20. El 100% de la ganancia iría a los productores. Nuevas cooperativas.

El pedido de los productores del Este había arrancado en $ 1,30 por kilo y terminó en $ 1,20, es decir, $ 0,10 más de lo que ofrece el Gobierno como piso de referencia para el mercado. Pero la respuesta fue una tercera vía: reforzar el operativo de compra de uva para mosto con uno paralelo sólo para exportar cuya ganancia iría 100% al bolsillo del viñatero, por un lado. Por otro, asociarlos a algunas bodegas en nuevas cooperativas que les permita recuperar rentabilidad con la elaboración.

Así concluyó ayer, después de dos horas y diez minutos de deliberaciones, la reunión que la Asociación de Productores en Acción (APA) había logrado insertar en la agenda del gobernador Francisco Pérez con un corte de ruta hace una semana.

Aunque transcurrió en un “clima ameno y con buen diálogo”, según admitieron a la salida los protagonistas, nada está escrito hasta que los reclamantes respondan si aceptan las condiciones y, sobre todo, se conozca, en una semana, el último pronóstico del INV antes de la cosecha; la disponibilidad de uva, se sabe, determinará la conducta del mercado en cuanto al destino de la producción y precios.

“No obtuvimos $ 1,20 como se pidió, pero tampoco está descartado. Habrá que esperar cómo reaccionan los mercados por estos días y volveremos a juntarnos con el Gobierno”, advirtió a la salida del cónclave José María Llaver, titular de APA y líder de la protesta.

Minutos antes de ingresar al 4to piso de Casa de Gobierno, la postura parecía inflexible en torno a $ 1,30 por kilo de uva, aunque luego se redujo a $ 1,20. Por ahora la diferencia es de $ 0,10: cabe recordar que el Ejecutivo lanzó la versión 2012 del operativo de compra de uva para mosto con un precio final ofertado de $ 1,10 ($ 0,95 + $ 0,15 de compensación estatal), algo que ayer no fue variable de ajuste. Pérez y el ministro de Agroindustria, José Luis Álvarez, apartaron la discusión del sostén del precio y la llevaron a proponer medidas-sostén de la rentabilidad.

Las cartas sobre la mesa

Regalar la uva y, como medida extrema, visibilizar la problemática de los viñateros durante Vía Blanca y Carrousel eran (y son, hasta tanto no haya definiciones contundentes) los planes B y C que guardan los productores agrupados en APA.

Mostrándose ajeno a esa posibilidad, para el ministro Álvarez la herramienta más a mano para mejorar el contexto actual para por un segundo operativo de compra de uva para mosto con destino exclusivo de exportación: el dueño de la materia prima cobra por venderla y además, el total facturado sería su ingreso neto.

“Se trata de una elaboración conjunta con la Provincia. De la venta al exterior se encarga Promendoza”, explicó el funcionario.

La otra carta que se juega el Gobierno para desactivar la protesta y alejar cualquier chance de movilización en plena Vendimia es la asociatividad de productores y algunas bodegas, “como forma de proveerles medios de elaboración y comercialización, a través de la recuperación de establecimientos que han tenido algunas dificultades financieras, y el asesoramiento del Instituto de Desarrollo Comercial”.

En otras palabras, la propuesta es armar nuevas cooperativas (con Fecovita como el modelo inspirador) en torno a una decena de firmas que ya estarían identificadas y unos 50 productores por cada una. Al respecto, Llaver reconoció que la asociatividad requiere tiempo, porque “el productor no puede pasar de golpe a ser empresario”

Fuente: Los Andes


Comments are closed.