RSS

Proyecto para frenar la reforma de la Ley de Vinos

Es una iniciativa del legislador demócrata Aníbal Ríos que ya tiene media sanción de Diputados.

La Cámara de Diputados aprobó un proyecto de resolución que apunta a frenar la idea de modificación de la Ley de Vinos 14.878, al menos hasta después de la Vendimia.

Pero además, la iniciativa impulsada por el legislador demócrata Aníbal Ríos plantea rever la exigencia actual en cuanto a unidades de color para vinos tintos y “estudiar una alternativa a la erradicación de los viñedos implantados con variedades tintoreras, como Aspirant Bouchet y similares”.

Argumentos

Respecto a la reforma de la Ley de Vinos, la propuesta aprobada solicita al presidente del INV que “se abstenga de impulsar modificación alguna en virtud de la inmediatez de la cosecha 2012”.

En los fundamentos de la propuesta, se hace hincapié en lo que considera efectos negativos de la normativa actual en unidades de color exigidas por el INV.

“Como regulación rígida no mejoraron la calidad, muy por el contrario, llevaron a detectar irregularidades como el uso de anilinas y de las variedades tintoreras, a importar tintos desde Chile a precios y volúmenes inconvenientes, a refermentar los stocks de tintos locales. Confundiendo así genuinidad, calidad, tipicidad y otras características propias del producto en aras de cumplir con la regulación técnica” del organismo.

A la par, le atribuye responsabilidad en algunos de los desequilibrios del mercado, al considerar que el requisito de “altas notas de color” se constituyó en “el año pasado en la razón de no haber liberado los despachos excedentes de vino blanco al corte y al mercado interno, compensando la caída del consumo per cápita frente a gaseosas, cervezas y similares” (sic).

En la misma línea, expone la responsabilidad del Instituto en el control de “la proliferación de tintoreras” en la última década.

Según Ríos, “evidentemente hace falta aplicar criterios, no reformas legislativas. Sobre todo a meses de la cosecha, que no hace otra cosa que generar distorsiones e incertidumbre en el mercado”.

No obstante, referentes de la industria consultados reconocen que “no hay unanimidad en cuanto a prohibir o no”. Algunos, incluso, sugieren una “liberación gradual” del color, al ritmo de la reducción de la brecha existente entre tintos y blancos.

Fuente: Los Andes


Comments are closed.