RSS

Harán una bodega escuela en el corazón de Luján de Cuyo

Apunta a formar alumnos de Enología de la UTN y la construcción -que tendrá apoyo privado- comenzaría en 2012. Comercializará 20 mil litros de vino para autosustentarse.

Con la firma del convenio de cesión del terreno en comodato por 20 años entre la Municipalidad de Luján y la conducción de la UTN, esta semana se puso en marcha el proyecto para construir una bodega piloto en plena Primera Zona vitivinícola.

Será sobre una superficie de casi 1 hectárea y tendrá  un establecimiento donde los alumnos de la carrera de Enología podrán elaborar hasta 20 mil litros de Malbec, provenientes de un viñedo adyacente, lo que permitirá, según los planes de la casa de altos estudios, formar profesionales para la industria y, al mismo tiempo, un emprendimiento autosustentable.

Después del visto bueno del Concejo Deliberante lujanino, el intendente saliente, Omar Parisi, refrendó el acuerdo con la Facultad Regional Mendoza de la UTN, que prevé cederle por 20 años renovables un predio de 8.753,10m², ubicado en Acceso Sur s/n de Perdriel para la construcción de la bodega destinada a las prácticas de alumnos de la Licenciaturas y Tecnicatura en Enología. El predio se ubica junto al lugar donde se proyecta la edificación del hospital de Luján y cerca de la bodega Robino.

Las gestiones se remontan a mediados de este año, cuando los directivos ya se habían lanzado, dadas las limitaciones de espacio, a buscar un lugar extramuros de la UTN, donde dichas carreras se dictan desde 2005 y en las que ya se graduaron más de 200 profesionales.
Con el acuerdo, y un proyecto arquitectónico que ya fue presentado en la comuna, se calcula que la obra estará en condiciones de arrancar en 4 ó 5 meses.

.

Con apoyo privado

Hoy, la carrera mantiene convenios con más de 100 bodegas para las prácticas supervisadas de los estudiantes avanzados. Cuenta con provisión de uva malbec y cabernet de varias firmas de Luján, como también de la proveedora de maquinaria Della Tóffola y la cristalería Verallia (ex Rayén Curá), lo que le permite  equiparse, mantener su laboratorio y sala de barricas así como comercializar parte de los 4 mil litros anuales de elaboración promedio.

El proyecto de edificio propio es ambicioso: tendrá una sala de degustación, una nave de elaboración capaz de quintuplicar la capacidad de producción actual, cámara de frío y dos aulas. De ahí que, para ejecutarlo, incluida la dotación de maquinarias, el esquema financiero contemple una base de presupuesto universitario, reforzado con el necesario aporte privado.

Para el director de la carrera, José Cohen, esa apuesta es el eco de un vínculo fuerte en materia de formación e inserción de profesionales en la industria. “Queremos que la bodega sea de y para los alumnos, a partir del feedback que se ha generado con las empresas”, explicó el académico.

.

Perfil autosustentable

Cohen resaltó, sin embargo, que más allá de priorizar la práctica de los futuros enólogos, la aspiración es darle autosustentabilidad. “Si bien el objetivo no es competir comercialmente con nadie, con la producción se podrán recuperar fondos para reinvertir en equipamiento de punta. Nuestra pretensión es que la retroalimentación con el sector sea constante”, añadió.

Por su parte, el presidente del Concejo Deliberante, Andrés Sconfienza, señaló que “la radicación  de la bodega piloto en ese inmueble beneficia no solamente a la Universidad sino también al departamento, pues estrecha los vínculos de colaboración con el municipio y también las empresas que colaborarán en la construcción  de las instalaciones.

.

Fuente: Los Andes


Comments are closed.