RSS

El malbec mendocino se lució en la Feria de Vinos de Miami

El varietal emblema fue el más buscado, pero vinos con poco alcohol y a base de moscatel fueron atracción. La afluencia superó al pabellón de Francia y España.

Con la mitad del espacio de otros países de tradición vitivinícola, como Francia o España con Rioja y Cataluña, el pabellón mendocino en el que ProMendoza agrupó a 10 pequeñas y medianas bodegas atrajo tanto y hasta más público norteamericano, mayormente importadores y distribuidores, durante la Feria Internacional de Vinos de Miami 2011.

¿El secreto? Una combinación entre la fuerza del malbec que cada vez gana más adeptos no sólo en el estado de Florida, seguido de cabernet, bonarda y petit verdot de distintos oasis.Y también algunas novedades que trajeron los expositores, como vinos livianos a base de moscatel (de a poco confirma que es el nuevo pequeño boom argentino) y vinos livianos, es decir, por debajo de los 10° y con al menos 40 gramos de azúcar.

“La idea es introducir un producto pensado para el gusto femenino o para beber a última hora de la tarde en verano y, por qué no, hacerle frente a la cerveza. Surgió de algunas charlas con el importador; cosechamos en enero para poder tenerlo en julio aquí, el mes que más se consume”, comentó acerca de su early harvest (unos U$S 8 precio retail) el sanmartiniano Ricardo Scandura, de bodega Santa Sara, que también apuesta a instalar el BIB (bag-in-box), una caja de 3 litros, para ganarle al recorte en caso de crisis.

No hay que dejar de mencionar los aciertos en cuanto a packaging, con etiquetas atractivas, un factor poderoso por estos lares para quienes eligen una botella frente a la góndola.

Entusiasmados, José Millán y su esposa Sandra se repartían la atención de varios para mostrarles su Moscatino, un rosado debutante, en un stand ocupado por todas las líneas de su bodega Los Toneles, e incluso por su propia marca de aceite de oliva.

Misión cumplida


Cada firma, a su manera, logró el objetivo. Lo dicho, los pabellones de Francia (más de 40 stands) y españoles (unos 70), líderes en EEUU, duplicaron al de ProMendoza, pero al final de la jornada no lograban superarlo. Para varias de las 10 bodegas de Mendoza, como la sanrafaelina Iaccarini, es su primera vez.

“Seis de cada diez que vinieron eran importadores y gente de restaurantes, varios interesados en nuestros malbec y bonarda, y ya entregué al menos cuatro listas de precios. En el mediano plazo queremos lograr un acuerdo de distribución”, comentaba Julián González Astarloa, representante de la firma que comercializa tres líneas, entre los U$S 9 y U$S 45 FOB por botella.

Las novedades también signaron sin duda al pabellón. Garbín Estate, que exporta unos 800 mil litros y quintuplicó sus ventas en tres años, es otro caso. Ayer, la hilera de botellas comenzaba por “El 10 de Argentina”, un malbec enfundado con los colores de la selección de fútbol, elaborado para la mexicana Speed House, del conocido energizante.

El malbec, a todo vapor

Además de confirmar el poder de la innovación en un mercado tan afecto a lo llamativo y distinto, la Feria Internacional de Vinos de Miami también resulta útil para confirmar la ascendencia creciente del malbec mendocino. El más nombrado por los importadores locales en busca de ampliar sus portfolios de marcas, y también por los expertos como la sommellier Paula Costa, manager del bistró argentino Novecento, con locales en Miami y Nueva York.

Atentos, unos 100 compradores de distintos estados la escucharon durante el seminario “Malbec y Torrontés, el orgullo argentino”. Después, Costa analizaba: “Sus posibilidades son enormes, le faltan años de posicionamiento. Los nuevos productos sirven para entrar, pero no para marcar tendencias aún.

Hay que mantener la relación precio-calidad y marketing personalizado, mucho servicio al cliente para lograr entrar en la carta de un restaurante”. La afirmación es fácil de comprobar con sólo recorrer locales de zonas de alto tránsito turístico como la avenida Collins o la clásica Ocean Drive: en el mar de marcas internacionales, las argentinas son apenas dos o tres.

Fuente: Los Andes


Comments are closed.