RSS

Extranjeros pagan hasta U$S 60 mil por hectárea

Capitales de otros países ven a Mendoza como un destino seguro para realizar inversiones. Las zonas más buscadas son el Valle de Uco, Chacras de Coria y Vistalba, de Luján. También se interesan por terrenos en San Rafael.

Los viñedos del Valle de Uco son considerados rentables para los capitales de otros países.

Poseer tierras ha sido desde siempre casi una obsesión. Mendoza, en los últimos años, se ha convertido en un sitio muy requerido por los extranjeros para la compra de terrenos. En las zonas más caras y productivas para la agricultura se pagan entre U$S 40 mil, la hectárea, y hasta U$S 60 mil, según coinciden los asesores inmobiliarios consultados.

Una de ellas es, sin duda, el Valle de Uco o el también llamado Corredor Productivo de la provincia, camino al Manzano Histórico, alrededor de zonas como Los Árboles hasta el departamento de San Carlos.

También están bien valoradas, en un promedio de U$S 20 mil hasta U$S 30 mil la hectárea, los distritos de Chacras de Coria, Vistalba y Agrelo, en Luján de Cuyo. En tercer lugar, alrededor de U$S 10 mil la hectárea cotizan los suelos más productivos de San Rafael.

“Hay cada vez más interés por Mendoza a nivel global”, declara Andrés Ostropolsky, agente inmobiliario de la británica Sotheby´s International Realty (SIR) con oficina en esta Ciudad. Dijo que, hasta el momento, han tenido “muy buena receptividad” por parte de mercados de Estados Unidos (especialmente, Miami, New York y Los Ángeles), Europa y Brasil.

Este agente observa que los extranjeros invierten aquí porque “ven potencial de negocios” tanto en Mendoza (con precios de tierra relativamente más bajos que otras partes del mundo) como en otras regiones de América Latina.

La tierra para Malbec es la que puede determinar estos precios y es una de las variedades que está en la cima de los valores. Luego vienen las uvas de Semillón que se desarrollan bastante bien en las zonas frías y de Syrah al Este. En el Sur, predomina Chenín que logra una tipicidad muy marcada. Se obtienen también excelentes vinos a partir de las variedades Chardonnay, Malbec y Cabernet Sauvignon. En una escala descendente están los otros cultivos como frutales, frutos secos y olivares.

“Son tierras muy requeridas. El vino en el Valle de Uco es excelentísimo”, explica Pablo Cocucci, de la inmobiliaria que lleva su apellido. Contó que el agua, la altura y el clima contribuyen a los cultivos y por ende a su cotización.

“Los extranjeros compran tierras para hacer negocios”, sintetiza Cocucci; hasta si adquieren “terrenos desérticos siempre es para algún emprendimiento”, remarcó.

Ningún agente inmobiliario duda de que casi todos los extranjeros van tras los beneficios que genera el universo del vino: turismo, gastronomía, hotelería, deportes como el golf, etcétera, todos relacionados con la vitivinicultura.

Según el francés Olivier Chezeau, uno de los socios de Estate Argentina, una sociedad inmobiliaria franco-mendocina que presta servicios y asistencia a los compradores extranjeros, en la base de precios se puede hallar tierras en Lavalle o General Alvear a U$S 50 el metro cuadrado, “con la expectativa de cultivar”.

Los extranjeros “aspiran a adquirir superficie porque comprar en Europa, por ejemplo, puede costar hasta 100 veces más que aquí”, dice Chezeau.

Sin embargo, advierte que lo que suma en Mendoza “es la posibilidad de poder vivir y mejorar la calidad de vida”. En este sentido y, a modo de ejemplo, dijo que ya hay mil franceses viviendo en esta provincia con residencia y otros mil más que están buscando insertarse.

Desde la agencia Estate Argentina explican que hay varios perfiles de compradores: los que buscan terrenos para unidades de negocios grandes o pequeños para cultivar; los que quieren construir algo nuevo o los jóvenes que pretenden vivir en Mendoza y cambiar el estilo de vida.
En el segmento residencial, el piso en precio para una vivienda  para extranjeros parte de U$S 200 mil, según señala Ostropolsky.

Los chilenos a la cabeza

Los inversionistas chilenos están a la cabeza de los clientes extranjeros que consultan y pueden terminar comprando tierras mendocinas. Dicen que la mitad de las operaciones quedan bajo el nombre de los clientes trasandinos. Luego en la lista están los franceses, estadounidenses, italianos, españoles y, cada vez más, canadienses.

Para el francés Chezeau “recién comienza el movimiento migratorio desde Europa a estas zonas”. Destaca que hay un flujo importante de españoles que, por la crisis, están buscando instalarse en Chile, Brasil o Argentina.

También explicó que en los países desarrollados “de economías maduras” hay mucha más competencia de empresas y emprendedores, por lo que las expectativas de negocio son menores. “Mendoza tiene una economía sin madurar, hay menos competencia y las expectativas para hacer son mayores”, aclaró.
La promoción

La forma principal que usan los extranjeros para contactarse con las agencias mendocinas es a través de la web, aunque el “boca a boca” es la herramienta principal de contactos y futuras ventas.

“Son compradores especiales -dijo Cocucci- tienen un alto grado de conocimientos y saben dónde y cuánto invertir”.

En su larga experiencia comercial ha percibido que los ingleses y estadounidenses son muy respetuosos y confiables a la hora de las grandes decisiones.

Por su parte, Ostropolsky declaró que en su caso las propiedades y desarrollos se publicitan de diferentes maneras: una de ellas es a través del web site www.sir.com, de negocios inmobiliarios con más tráfico en el mundo y con alianzas con medios como The New York Times y The Wall Street Journal.

También dijo que realizan los “silent listings” (listados silenciosos) para cuando el dueño de una propiedad no desea que la misma se publique masivamente en medios abiertos.

“En este caso nuestro trabajo se centra en detectar clientes puntuales en diferentes partes del mundo que, por su perfil, puedan estar interesados en una propiedad con similares características y se acerca de manera personal. La discreción es uno de los elementos con los cuales se trabaja dentro de esta compañía”, dijo.

El francés Chezeau explicó que el punto fuerte de su agencia es el listado de contactos personales que ha ido desarrollando en otros países. “La recomendación y el boca a boca -declaró- son las herramientas principales para este trabajo”.

Fuente: Los Andes


Comments are closed.