RSS

Novedades en fiscalización anunció el INV

Un código de trazabilidad para las etiquetas de vino y envases de tetra brik y el ingreso al Sistema María para procesos de exportación, son los temas de esta semana.

Varias nuevas para los productores de vino fueron anunciadas en estos días por el presidente del Instituto Nacional de Vitivinicultura, Guillermo García. La primera fue la implementación de un código láser para vinos, comercializados tanto en el mercado interno como externo, que entra en vigencia en setiembre, pero que tendrá vigencia plena dentro de 3 años.

La segunda, es que los trámites para la exportación de vino ingresaron hace una semana al Sistema María (AFIP) y que por tanto se eliminaron el Documento y el Talón de Exportación, que antes se procesaban a través del sistema del INV.

Ya se han escuchado quejas de los exportadores por este tema; consultado sobre este punto García explicó que el sistema María “sólo pide más datos y la velocidad depende de la carga correcta que hagan los despachantes de Aduana. En este momento, como todo es muy reciente, se equivocan en ingresar datos, por eso hay demoras, pero esto se normalizará pronto”.

Por último y aunque no es novedad, puesto que comenzó a implementarse el año pasado, cabe recordar que el vino entró en el Canal Verde de AFIP, lo cual implica tres controles aduaneros menos para los contenedores que salen del país.

Rastreabilidad o trazabilidad

El código láser para vinos argentinos se implementa de forma obligatoria a partir de setiembre para los envases tetra brik y de octubre para las botellas, pero estará en vigencia total dentro de 3 años, por las existencias de vinos de guarda y estiba en los frigoríficos. El código es un número que se encuentra en el costado inferior, en el caso de la caja de tetra, y en la contra-etiqueta en el caso de las botellas.

Este consiste en la impresión, mediante una impresora láser, de un código en la etiqueta de cada producto. “En la práctica esto nos permitirá contrastar número de envase y número de análisis – explicó García – esto evita el fraude. El sistema no tiene costo para las bodegas”, aclaró.

El código, no obstante, no puede garantizar que la botella sea abierta y se le agregue un producto distinto al vino declarado. Aunque, según el INV, disminuirá mucho el fraude. El sistema tampoco impide el robo de vinos, aunque será más fácil rastrear los números en el envase de un vino robado.

“Esto ya se hace en varios países del mundo, lo practican España e Italia, sólo que allá usan estampillas fiscales u obleas de seguridad que tienen altos costos para las bodegas estimados en un mínimo de 24 y un máximo de 200 millones de pesos mensuales”, dijo García quien subrayó que “éste es un gran avance en la modernización de la fiscalización y la mejora del producto”.

Para la implementación del sistema el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación invirtió 1,1 millones de pesos para adquirir 10 impresoras láser que están siendo instaladas en imprentas de todo el país “van a ser 30 en el futuro” aclaró Guillermo García.

Fuente: Los Andes


Comments are closed.