RSS

Caída de despachos y exportaciones, el cóctel más difícil para 2012

En julio fue de 4 y 12,9% respecto a 2010. Sólo repuntaron 1% en 2011. Los precios internos ya son inferiores a los del año anterior

No se trata de falsas alarmas sino de atender lo que dice la coyuntura. Está claro que el mercado, puertas adentro y hacia afuera, no pasa su mejor momento, al punto que hasta los habitualmente más optimistas lo admiten.

Incluso un defensor a ultranza de una tendencia que hasta ahora observaba positivamente, como el titular del INV, Guillermo García, antes de remarcar que la crisis internacional pasa factura a los vinos argentinos, admitió que “los despachos se amesetaron. Cabe esperar un 2011 de crecimiento 0”.

La retracción en las salidas de vino al mercado interno vuelve a reflejarse en los números; en junio cayeron 11% y julio deparó otro 4% de caída. Con 843.843 hectolitros, significa 36.317 hl menos que hace un año, algo que lógicamente tiene su correlato en los precios: el mercado de traslado muestra que las operaciones para los blancos apenas superan $ 1 por litro, y en el caso de los tintos se ubican por debajo de los $ 2.

Son cotizaciones inferiores a las de 2010 para esta época, cuando se cerraban operaciones a $ 1,18 y $ 2,18, respectivamente. Por eso, en base a la comparación de las existencias de vino en el país hasta principios de agosto (19,2 millones de hectolitros contra 17,7 millones a 2010), esto es, equivalente a un mes y medio de despachos, desde el Centro de Bodegueros hacen su propio análisis.

“¿Quiere decir que un mes y medio de despachos más de un año contra otro a la misma fecha puede haber distorsionado tanto las condiciones de comercialización? Los volúmenes en existencias no justifican los precios actuales, que son menores que el año pasado pero con una inflación de más del 30%”, consideró su gerente, Mauro Sosa.

Ante un panorama semejante, la expectativa oficial es que los $ 30 millones destinados a créditos sostén ($ 1,40 por litro de vino blanco de exportación, $ 1,25 para el blanco escurrido, que se depositan a los tenedores y las bodegas pueden devolver a febrero de 2012) para “sacar” volúmenes del mercado, surtan efecto.

Por ahora, un grupo reducido de bodegas encabezadas por Fecovita son los que preparan sus solicitudes pero José Luis Álvarez, del Fondo para la Transformación, apuesta también al financiamiento de labores culturales, con el bloqueo de vino como garantía: son otros $ 18 millones (se otorgan hasta $ 8 mil por hectárea) de los que se solicitaron $ 12 millones y ya se aprobaron $ 3 millones.

Para Álvarez, “se trata de trabajar con las expectativas”; de ahí que considera positivos los valores actuales porque “hay que analizar el número de operaciones. Nadie está comprando masivamente. Igualmente, tenemos un abanico de medidas de financiamiento que habrá que estudiar si la situación externa se complica; de acuerdo a la gravedad será la intensidad”.

Como sea, la curva de consumo no es muy alentadora. Si bien el objetivo era romper la barrera de 30 litros per cápita, actualmente está cerca de los 24, frente a la sombra de la cerveza que, según un estudio, se duplicó. Un panorama que puede complicarse más para las bodegas si, con un magro 1% de suba en las exportaciones en lo que va de 2011, siguen otros meses como un julio olvidable: tanto en la comparación con junio (caída del 10,9%), como con igual mes de 2010 (-12,9%).

“Es un efecto lógico por los tremendos costos de los insumos y del vino y porque las dos últimas cosechas, que fueron bastante cortas, hicieron que se duplicaran los precios”, evaluó el broker de una reputada comercializadora internacional con sede en Mendoza, en off the récord, quien pone como ejemplo al malbec en EEUU, que prácticamente triplicó los U$S 0,60 FOB de 2009.

“La gran demanda hacen un cóctel complicado junto al moscatel, sin cuya demanda el vino a granel no llegaría a los 30 millones en todo el año. Las cajas de hasta U$S 25 ya están quedando fuera de juego”, aseguró.

Por su parte, Alejandro Martínez, de Finca Agostino (dueña de Telteca), resume el pensamiento de muchos. “Cada vez es más difícil competir y ser rentables. Si ajustamos precios afuera perderemos el lugar que tanto costó conseguir. Nuestra ventaja es manejar la cadena completa, austeridad en gastos y apostar a nuevos productos y distribuidores”.

Fuente: Los Andes


Comments are closed.