RSS

El número 1 del BID estuvo en Mendoza y elogió la vitivinicultura argentina

El presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el colombiano Luis Alberto Moreno, visitó Mendoza y compartió con vitivinicultores mendocinos las experiencias de la primera parte de la implementación del Proyecto de Integración de Pequeños Productores a la Cadena Vitivinícola, financiado por este organismo multilateral de crédito e implementado por la Coviar.

El proyecto, que tiene previsto un presupuesto total de 50 millones de dólares, incluye planes integradores de negocios para 65 grupos asociativos de pequeños productores vitícolas, de los que ya han sido beneficiados 1.460, de las provincias de Mendoza –que aglutina casi el 70 por ciento de los productores-, San Juan, La Rioja, Catamarca y Córdoba, en una superficie cultivada que abarca las 8.700 hectáreas.

Para Moreno, el papel que ocupan los pequeños productores es fundamental para la viabilidad de la economía argentina y mundial. En ese sentido, el funcionario dijo que “confiaba en la vitivinicultura argentina, ya que es de una muy alta calidad y cuenta con posibilidades concretas de crecimiento”. También destacó los márgenes de rentabilidad que están obteniendo los grandes jugadores del sector, por lo que hay que insistir en la asistencia e integración de los pequeños productores a la cadena para asegurar su supervivencia.

Según Moreno, el plan impulsado por la Coviar resulta interesante para el BID porque ayuda a la integración de los pequeños y en ese sentido no descartó en un futuro mantener el apoyo del banco a este programa e incluso replicarlo en otros países de América Latina.

El proyecto –que ya se encuentra en aplicación desde hace dos años-, tiene como finalidad financiar el desarrollo de los pequeños productores de uva, mediante la asociación con bodegas que compren su producción para la elaboración de vinos, en un plazo contractual que abarca los diez años.

El presupuesto total del programa está compuesto por 50 millones de dólares, de carácter no reembolsable, cuya finalidad es la de ser utilizados por los productores para la mejora, reconversión y/o adaptación de viñedos, riego y drenaje, compra de equipamiento, compra de mallas antigranizo y modernización tecnológica, entre otros.

El plan tiene una duración de cinco  años y aspira a abarcar a 120 grupos asociativos de las provincias de Mendoza, San Juan, Catamarca, La Rioja y Córdoba.

Hasta el momento se llevan invertidos la suma de 21 millones de dólares y son ya 65 los grupos asociativos –de los 120 previstos-, que se han visto beneficiados por este programa.

Uno de los objetivos a destacar por este programa, es que muchos pequeños propietarios han puesto en valor sus campos y sumado, a la vez, el trabajo de sus hijos que en el pasado se habían visto en la necesidad de abandonar el ámbito rural para buscara trabajo en las ciudades.

Fuente: Diario MDZ


Comments are closed.