RSS

Ocho etiquetas de vino que acaban de llegar al mercado

Julio es un mes importante para el mercadeo del vino. Como algunos productos del año ya están terminados y el calendario internacional de presentaciones llega a su fin, las bodegas empiezan a ponerle el ojo a la góndola local y afilan sus productos. Así, durante el mes pasado aparecieron nuevas etiquetas, recambios de cosechas y los primeros blancos vieron la luz. Estos son algunos de los vinos nuevos que vale la pena conocer.

Familia Tipo 2010 ($19,90). Viene a patear el tablero. Y para hacerlo, la bodega Cuarto Surco razonó así: “Si nosotros estamos aburridos de hacer lo mismo que todas las bodegas en materia de etiquetas, nos ponemos las pilas y hacemos algo distinto”. Y lanzaron Familia Tipo, con una etiqueta caricaturesca; son uno blanco y otro tinto, del que nos gustó este último: es frutal, con notas de mermelada, y tiene el paso delgado y cordial. En relación calidad precio, un hit.

Viña de Narváez Cabernet Sauvignon 2009 ($33). Interesante novedad la de esta marca: primero, incorpora el nombre de la bodega Rosell Boher a sus etiquetas, en lo que ha sido un largo proceso de filiación entre ambas, ya que siempre se manejaron por separado; segundo, cambia su estética hacia un producto más limpio. Lo que no se corrió ni un milímetro es el estilo del vino, cuyo flamante 2009 sigue siendo excelente, a un precio muy lógico.

Séptima Sauvignon Blanc 2011 ($38). Ya es costumbre que uno de los primeros Sauvignon que llegan al mercado es el de Séptima: proveniente de Mendoza y cosechado a lo largo de todo febrero, está elaborado con distintos puntos de madurez y ofrece notas herbales y frutales a la nariz, con una boca de acidez filosa. Ideal para beber ahora, con una fondeu de queso.

Riglos Quinto Sauvignon Blanc 2011 ($75). Nueva línea de vinos presentada por bodega Riglos, saldrá a la venta a mediados de agosto. Está compuesta por un Malbec y Sauvignon blanc, elaborados con uvas de la Finca Las Divas, en Valle de Uco. El blanco destaca por su aromática cítrica y acidez nerviosa, típicas del varietal cuando proviene de zonas frías. Paladares sensibles al hielo, abstenerse.

Ruca Malen Reserva de Bodega 2009 ($85). Hay bodegas que se toman las cosas con su debida paciencia; la mendocina Ruca Malen está entre ellas. Establecida en 1998 por Jean Pierre Thibaut y Jacques Louis de Montalembert, demoró once cosechas en sacar su primer blend: un complejo y jugoso vino a base de Cabernet Sauvignon, con aportes menores de Syrah, Malbec y Petit Verdot. Como todo lo que se ha hecho esperar, premia.

CXV Cientoquince assamblage tinto 2009 ($90). Lanzado en 2007 para el aniversario de la fundación de Bodega La Rosa, la tercer cosecha de este tinto, que acaba de llegar a la góndola, combina uvas de Valle de Uco y Luján de Cuyo y logra un perfil high class: desde la fruta bien ensamblada a la madera –evidente en una nota de vainilla a la nariz- gusta en boca por su carnosidad, frescura y paso sosegado.  Perfecto para bebedores clásicos.

Saurus Barrel Fermented Pinot Noir 2008 ($95). Vino icónico de Familia Schroeder, este Pinot elaborado con el clon R4 (que da tintos carnosos y aromáticos), es la quintaesencia de lo que la casa tiene para ofrecer: un fragante y bien balanceado tinto, que fue fermentado y criado en barricas de roble francés. Ideal para quien busque elegancia.

Bramare Cabernet Sauvignon 2009 ($149). Es verdad, hay que desembolsar unos pesos. Pero la gente de Viña Cobos lo sabe y por eso lanza esta nueva cosecha de su Cabernet, uno de esos que no dejan lugar a dudas ni de lo que valen ni de lo que ofrecen. Combo perfecto de fruta roja, carácter levemente vegetal y taninos firmes y finos, el vino es jugoso y de gran final de boca.

Por Joaquín Hidalgo

Fuente: La Mañana Neuquen


Comments are closed.