RSS

Empate técnico en la pulseada con Brasil que sigue en octubre

Se negocia el cupo de U$S 15 al vino. Promoción y PEVI Mercosur.

Cada 3 o 4 meses, sea en Buenos Aires, Porto Alegre u otra ciudad, la escena se repite: un tablero abierto, piezas ubicadas y y el partido comienza. Cada movimiento es estratégico; de un lado la parte argentina que busca preservar su cuota de mercado entre los consumidores de vino de Brasil, y choca con un afán proteccionista tal que, como en la reunión del martes 12 al jueves 14 de julio en Bento Goncalves, todo termina en tablas.

El desafío seguirá en octubre en Mendoza, a partir de lo que dejó el encuentro entre Coviar, algunas entidades y Wines of Argentina, y dirigentes de Ibravin (Instituto Brasilero del Vino). Por historia, la agenda no era fácil: compatibilizar los U$S 15 que Brasil pretende imponer como cupo de ingreso a cada caja de vino, con los U$S 20 pretendidos por la delegación argentina. Y flexibilizar algunos corset logísticos, como el estampillado.

Al llegar, los negociadores argentinos lo expusieron sin vueltas: la relación costo-beneficio de colocar sólo vinos por debajo de los U$S15 hoy por hoy es ínfima (“tenemos muy poca mercadería para colocar con ese tope, y sólo U$S 12 son insumos”, adelantaron al partir). Pero los esperaban con la lógica inversa en defensa de la competitividad de la incipiente vitivinicultura brasilera: al nivel actual del real, el costo de hacer vino supera los U$S 20 para los productores de Río Grande do Sur, que no se resignan a quedarse con las manos vacías frente a la tasa de crecimiento del mercado que buscan aprovechar Chile y Argentina.

“No lo consideramos posible. Aunque  vamos a trabajarlo hasta octubre”, anticipó Lorenzo Capece, presidente de la Coviar, para quien la situación del socio principal del Mercosur crea “algunos fantasmas que hay que ahuyentar”.

Así, la reunión de Bento fue calificada como “sincera” frente a una discusión de años: desarrollo de mercado vs. proteccionismo. La exigencia de estampilla fiscal no volverá a discutirse, se insistirá en acciones de promoción conjunta para incentivar el consumo per cápita y, hasta octubre, asoma una vía política: reflotar la idea del Plan Estratégico Vitivinícola del Mercosur, más Uruguay y Bolivia. Para eso, Coviar y Embrapa (Empresa Brasilera de Investigación Agropecuaria, el equivalente al INTA) ya trabajan para captar al principio U$S 1 millón en recursos sub-utilizados por el Focem (Fondo para la Convergencia Estructural del Mercosur).

Sea lo que depare el mediano plazo, para Jorge Vasconcelos, economista del Ieral, “las tensiones coyunturales con Brasil deberían manejarse considerando oportunidades. Todo indica que la década será de crecimiento sostenido, al 5% anual, y menos volátil. Aunque no es China y su potencial limita con un bajo nivel de ahorro interno”.

Fuente: Los Andes


Comments are closed.