RSS

Optimismo con moderación

El mes de mayo mostró un crecimiento en los despachos. En el mercado interno puede responder a recomposición de stocks. Sigue inquietando que las exportaciones se basen en los vinos a granel.

Dentro de una semana en que la Copa América de fútbol ha copado las conversaciones habituales de las mesas de café que suelen ocupar los actores vitivinícolas y donde la actividad se movió en un plano de tranquilidad, las charlas se derivan hacia los números dados a conocer por el INV respecto de los despachos en el período enero-mayo.

Según ese informe, los despachos crecieron un 5,82 por ciento, con un incremento en el mercado interno del 6,83 por ciento, una caída en las exportaciones de vinos del 2,44 por ciento (en mayo exclusivamente hubo una recuperación) y un fuerte crecimiento en las exportaciones de mosto, que alcanzaron a un 27 por ciento.

Según señalan los dirigentes consultados, el marcado aumento en los despachos pueden responder a distintas circunstancias, razón por la cual habría que analizarlas con cierta moderación, esencialmente en lo que sucedió en el mercado interno, con casi un 7 por ciento de aumento.

“Debemos considerar que la relación de los primeros cinco meses se hace con respecto al mismo período del año pasado, que no fue bueno precisamente. Es más, fue el peor despacho, en mucho tiempo, porque había desabastecimiento de vinos tintos”, recordó el informante, quien agregó que “en el caso actual, también debemos analizar que, después de mucho tiempo en que el esquema distribuidor no tuvo stocks, ahora estamos ante un esquema de recuperación de esos stocks”.

Dentro de ese planteo, el dirigente señaló entonces que “debemos ser optimistas, pero con moderación, porque el mercado interno está mostrando signos de recuperación, pero no podemos caer en la falsa creencia de que, como estamos casi siete puntos arriba, todo es color de rosa…”.

Otro de los aspectos interesantes pasa por el hecho de que hay aumentos importantes en las salidas de vinos de alta gama y de “botella abierta”. Con relación a los precios, se indicó que han comenzado a reacomodarse muy lentamente.

En el caso de las exportaciones, continúa la incógnita. Hay un aumento, especialmente en los vinos blancos, pero preferentemente a granel, lo que no genera valor agregado y preocupa la caída en las salidas de vinos embotellados de menor precio.

“Esto demuestra que las exportaciones y la competitividad es una lucha constante en la que no debemos bajar los brazos”, aseguró un dirigente. Agregó entonces que no podemos correr el riesgo de caer en lo que le ocurrió a Australia, que ganó en el mercado de vinos a granel pero perdió de manera pronunciada en los embotellados.

Con respecto a la situación que plantea el dólar “planchado” que afecta a la industria, se indicó que el mismo problema le fue planteado al ministro deAgricultura de la Nación por los representantes del interior del país a excepción de la Pampa Húmeda. “Todos estamos con la misma problemática, como la falta de competitividad, de financiamiento y laborales”, le señalaron.

En ese esquema se indicó que ya no se plantea un dólar diferenciado o que aumente la divisa estadounidense, sino que se reduzca la inflación.

“Es quizás la salida lógica”, dijo el dirigente, quien destacó entonces que para la vitivinicultura el mercado externo es fundamental porque constituye entre un 20 y un 25 por ciento del vino que se elabora (pocos años atrás constituían un mes de despachos), destacando la fuente que entre vinos, mosto, pasas y uva en fresco, sale del país casi el 50 por ciento de la uva que se produce en el año.

El Banco Central

El fuerte crecimiento en las exportaciones también ha generado inconvenientes para las empresas. Sucede que el ingreso y egreso de divisas está controlado por el Banco Central, bajo una cantidad de normativas muy complejas y rígidas, donde los errores formales, por desconocimiento, ponen a las empresas bajo la lupa de la ley penal cambiaria, con sanciones y penalidades importantes.

Días pasados estuvo en la provincia el gerente principal de comercio exterior del Banco Central, licenciado Jorge Luis Rodríguez, quien visitó Bodegas de Argentina para intercambiar información y calificar las normativas respecto del control de divisas.

De acuerdo con lo señalado por el titular de la entidad gremial empresaria, Ángel Vespa, el funcionario se manifestó “muy abierto, a disposición del sector y su lema es que todo se puede, dentro del marco de la lógica y del sentido común”.

Agregó Vespa que “el funcionario manifestó que el Central no tiene por objetivo formar expedientes sino que, por el contrario, desea un fluido movimiento que facilite el comercio, sin descuidar el cumplimiento de control”, por lo que acordaron analizar la operatoria y hacerle llegar propuestas que faciliten la operatoria cambiaria.


Comments are closed.