RSS

Ramiro Barbosa: “Nuestra superficie de viñedos crece un 10% anual”

Cafayate es una región en franco crecimiento. En esta nota a Ramiro Barbosa Gerente de Bodegas Etchart, la visión sobre el futuro de la zona. Malbec, Torrontés entre los principales temas.

¿Cómo ve el desarrollo de Cafayate y a Etchart dentro de ese movimiento?

– El negocio va creciendo, nosotros en los últimos años veníamos plantando alrededor de unas 30 hectáreas por año. Nuestra superficie de viñedos crece un 10% anual.

En este momento, tenemos 380 hectáreas implantadas y si bien en los últimos dos años se frenó un poco la inversión, a raíz de crisis internacional, para el año que viene tenemos previsto retomar un ritmo mayor de inversión. Las inversiones más importantes se pondrían en marcha a partir del 2012 porque por ejemplo, este año los viveros ya no tienen existencias de plantas de Malbec.

En Etchart, tenemos nuestra propia producción de plantines y compramos todas las plantas que son injertadas. El crecimiento de nuestra bodega va por el lado del Malbec en forma muy fuerte y  de Torrontés vamos implantando a un ritmo más moderado porque la demanda más fuerte está relacionada con la cepa emblemática argentina.

– ¿Por qué razón considera que el ritmo de crecimiento del Torrontés es más moderado si Cafayate es afamada por esta variedad?

– El tema es que acá en Cafayate todavía  hay un mercado de uva Torrontés al que podemos acceder, en cambio en el caso del Malbec no hay mercado, entonces no queda otra que implantar. Si bien en el caso del Malbec, hay algunos productores independientes, lo cierto es que la demanda está superando la oferta.

– Se habla mucho de la falta de terrenos fértiles para poder seguir implantando viñedos aquí ¿Cuánto terreno tienen disponible para crecer?

– La finca tiene 7.000 hectáreas. Hoy plantadas tenemos 380 hectáreas, aunque del total hay una parte que no es aprovechable,  por lo tanto las posibilidades de cultivar están alrededor de las 1.000 hectáreas.

– ¿Y en esta propiedad cómo es la relación con el acceso al agua?

– No tenemos problemas con el agua. Toda propiedad se maneja con perforaciones en donde encontramos agua de calidad a unos 200 metros promedio dependiendo de la posición.

– ¿Tienen establecido un plan de inversión a largo plazo?

– Si por supuesto, tenemos un plan de inversión a 5 años en donde hay planeado implantar unas 250 hectáreas. Las plantaciones serían de fuertemente de Malbec, seguido por el Torrontés y también algo de Cabernet Sauvignon. Esto está basado en un plan comercial que podría cambiar también pero en principio lo planificado se rige por estos términos. Este tipo de cosas se van ajustando.

– Mientras que en Mendoza el sistema de conducción en parral es cada vez menos utilizado, por lo que hemos podido observar aquí esta tendencia sigue vigente…

– Los sistemas de conducción que utilizamos básicamente son espaldero para las uvas tintas y parral para la uva Torrontés.

El tema es que con el parral tenemos que  afrontar graves problemas para conseguir mano de obra a la hora de cosechar.  Es por esta razón que hemos implantado algunos espalderos de Torrontés, tenemos alrededor de unas 30hectareas, pero la verdad es que los resultados que obtenemos muestran un perfil aromático diferente y con una producción es menor pero de gran calidad.

Principalmente esto se da por la canopia, por el sombreamiento que tiene la planta y una mayor relación fruto / hoja la cual da como resultado un perfil que se asemeja al Sauvignon Blanc y que los vuelve super interesantes para corte pero no tienen la tipicidad del Torrontés.

– ¿Han tenido problemas para conseguir mano de obra en la vendimia?

Si, de hecho desde la compañía están evaluando la compra de una máquina cosechadora para espaldero y otra para parral. Para nosotros la máquina es amortizable teniendo en cuenta que la podemos utilizar en Cafayate, en San Juan y en San Rafael, ya que las fechas de maduración por lo general son escalonadas en varias zonas y se podría utilizar en las regiones en donde está Pernod Ricard.

En todas las fincas tenemos la experiencia de la cosecha mecánica y los resultados han sido muy buenos. Las máquinas son cada vez mejores, en algunos casos, supera al ser humano. Cada día vienen con mejor tecnología. Podemos decir que se viene la mecanización, va a ser una necesidad, por supuesto, que para los vinos de alta gama seguiremos con la vendimia manual, pero en el grueso de la cosecha la máquina va a ser fundamental.

– ¿Y qué pasa con el tema de las estructuras de los viñedos y la cosechadora mecánica?

– Es un problema al que vamos a tener que acostumbrarnos, si un palo está medio podrido abajo, pasa la máquina y se cae. Pero  es un tema que vamos a tener que superar y arreglar, pero la mecanización de los viñedos es indiscutible.

Fuente: Los Andes


Comments are closed.