RSS

Brasil traba ingreso de vino por el conflicto comercial

El sector vitivinícola teme por las restricciones al ingreso de vino a Brasil. Gran parte de su producción tiene ese destino.

La voz de alarma no se hizo esperar dentro del sector vitivinícola mendocino. Después del freno de Brasil a las importaciones de automóviles argentinos, el jueves comenzaron los episodios de restricción sobre el vino. Según confirmaron desde Bodegas de Argentina (BA), la corporación vitivinícola que reúne a más de 240 bodegas del país, un camión quedó barado en la frontera y no pudo ingresar a Brasil la mercadería de al menos tres bodegas de Mendoza.

Desde esta institución, Juan Carlos Pina, gerente de BA, explicó que esta información fue dada por las mismas firmas, aunque no trascendieron sus nombres. Así, “el jueves por la tarde un camión quedó en la frontera con vino. No pudieron hacer ingresar los productos. Quedó detenido sin poder descargar”.

En un primer momento, las autoridades brasileñas dijeron que se trataba del famoso “sello fiscal” que ellos están aplicando sobre las bebidas alcohólicas que recae directamente sobre el vino y que aumenta los costos a los exportadores argentinos, convirtiéndose en otra barrera de acceso.

Sin embargo, continuó relatando este ejecutivo, ante la consulta de los exportadores mendocino a funcionarios vinculados con la cancillería argentina, adelantaron que se trataba de restricciones impuestas bajo el formato de licencias no automáticas y que respondían al enrarecimiento del clima de comercialización entre Argentina y Brasil.

Aunque éste fue el primer acontecimiento “hasta el momento”, según señaló Pina, “no es la primera vez que nos pasa”, subrayó.

Los referentes del sector ya consideran que deberán volver, junto a las autoridades del Ministerio de Producción de la provincia, a pedir intercesión al Ministerio de Industria de la Nación para el vino de exportación ante Brasil.

“Otra vez más pasará con el vino”, sostuvo Pina, en alusión a las trabas para arancelarias que han sufrido en varias oportunidades.

También dijo que los funcionarios argentinos aseguraron que “el vino es considerado un producto sensible dentro de la economía argentina”, por lo que era factible que se convirtiera en uno de los blancos de los brasileños.

El gerente de BA, coincidió con los referentes del sector consultados, quienes consideran que “este es un problema difícil de solucionar”. Porque no depende de la mesa comercial del Mercosur, de la que forman parte, y en donde con sus pares brasileños, “siempre llegan a un acuerdo”.

“Este es un problema nacional. Es general y no hay que pensar sólo en el vino. Debemos tener una mirada global de la solución general”, aseveró el presidente del Instituto Nacional Vitivinícola, Guillermo García.

Aún así, estimó que no se conoce con certeza lo que está ocurriendo en la frontera con Brasil. Dijo que todavía no hay reportes concretos sobre la situación actual y que esta situación es parte de la “compleja administración nacional”, declaró.

Para el gerente del Centro de Viñateros y Bodegueros del Este, Mauro Sosa, esta nueva traba se suma a la problemática con Brasil de “convivencia comercial”.

En su opinión el sector bodeguero conoce las formas comerciales de los brasileños, “hemos viajado para allá muchas veces. Tenemos coincidencias y poseemos una historia en esto y un reglamento en común”, agregó por el devenir del bloque Mercosur.

“Ahora hay otra historia con el Gobierno (nacional) y debemos trabajar con urgencia para morigerar los efectos”, puntualizó Sosa, mientras acentuó la idea de “trabajar de un lado y del otro (por Brasil y Argentina) para recuperar el diálogo”.

Este dirigente estima que hay que atender el esquema administrativo y estructurar nuevos ámbitos donde se aceleren los trámites comerciales para “recuperar los ámbitos”.

En cuanto al reciente enfrentamiento entre ambos países, Pina dijo que “los brasileños tienen sus motivos” y que “no han ido a mayores. Debemos esperar que la ola de gran conflictividad baje. Mientras tanto habrá que padecerlo”, aseguró y que aclaró no pensar sólo en la actividad vitivinícola.

De acuerdo a los datos aportados por la consultora Caucasia, durante 2010 la exportación a Brasil de vino embotellado superó los U$S 54 millones, tuvo un crecimiento interanual de casi el 40% y se exportaron 15 millones de litros.

Fuente: Los Andes


Comments are closed.