RSS

Malbec, riesgos y ventajas del predominio del cepaje insignia

Desde el sector advierten que no es bueno depender sólo de una variedad.

El excelso de malbec, la variedad insignia del país que encontró en Mendoza su “lugar en el mundo”,  ha tenido un crecimiento notable en la superficie implantada: entre 1993 y 2009 aumentó en Mendoza 165%. Según un estudio del INV, en nuestro terruño (donde se acoge el 85% del malbec argentino), a mediados de 1993 se registraban 9.189 hectáreas con esta variedad y en 2009 ya producían 24.331 hectáreas.

En estos días se está concluyendo el Censo Vitícola 2011 y se adelanta que “la tendencia de implantación de esta variedad hará aumentar considerablemente la superficie de 2009”, estimaron en el INV, que prometen las cifras del censo para la última semana del mes.

En Mendoza se produce el 85% de las cepas de malbec (datos a 2009) con 24.330 hectáreas. Es decir, poco más de 15% de la superficie vitícola local alberga cepajes malbec (el total provincial en 2009 era de 160.704 hectáreas).

Nos sigue en esta variedad, muy distante, San Juan, con 2.047 hectáreas (el 7,18%). En todo el país suman 28.531 hectáreas, sobre un total vitícola de poco más de 228.575 hectáreas con viñedos. Esto implica que el malbec ocupa sólo el 12,48% del total vitícola nacional.

En la provincia, la mayor cuna del malbec está en Luján (tiene 6.022 hectáreas), seguido por San Carlos (3.510 ha), Maipú (3.270), Tunuyán (2.513), Tupungato (2.223), Rivadavia (1.747), San Rafael (1.477), Junín (1.468), San Martín 855) y Santa Rosa, Lavalle, Guaymallén, Alvear y La Paz  debajo de las 400 hectáreas.

En San Carlos, casi el 50% de su superficie vitícola está implantada con malbec y en Luján el 44%. Si se radiografían los despachos de malbec según la franja de precios por litro en planchada -2010- la mayor porción  se da vinos malbec de 8 a 16 pesos (el 31%) y le siguen los de 4 a 8 pesos (21%), siempre en valores del año pasado.

Como es previsible, la mayor proporción de vino malbec envasado se da en los embotellados (96%), puesto que en damajuana sólo registra 3,383% y en tetra el 0,66%.

En 2010 se exportó vino malbec por un total de 316 millones de dólares a 122 países, pero el 48% de nuestras ventas fueron a Estados Unidos, seguido por Canadá (10%), Brasil (6,9%) y Reino Unido (6,1%). El rubro “Otros” suma 17%).

El miércoles, cuando se le consultó a Guillermo García –titular del INV- por el claro predominio del malbec como vino insignia del país y por lejos la variedad más demandada en nuestro mercado interno, el funcionario del vino destacó las ventajas del cepaje y sus vinos, pero particularizó en los riesgos que esa tendencia implica para el futuro.

“Es fantástico que la producción, la industria y la promoción hayan podido encontrar el cepaje ideal y que el país y el mundo lo reconozcan como nuestro emblema vitivinícola. La lista de países a los que les vendemos malbec ronda los 125 y estimo que seguirán creciendo si persistimos en la relación calidad-precio y en la promoción adecuada”.

Pero advierte: “Sin embargo, no es bueno que sólo se nos identifique primordialmente por una variedad, Y mucho menos que el 48 o 49% de la exportación se oriente a un solo mercado, en este caso Estados Unidos”.

“Porque los giros del gusto, de las modas o los altibajos de un mercado casi único, pueden jugarnos una mala pasada. Creo que tenemos que seguir produciendo el mejor malbec y satisfaciendo la demanda, pero cuidando la diversidad para la que está habilitado nuestro suelo y nuestros terruños. Debemos esgrimir otras variedades también, que nos pueden distinguir, tanto en blancos -como el torrontés- como en los tintos”.

Fuente: Los Andes – Gabriel Bustos Herrera


Comments are closed.