RSS

Grupo ruso compra parte de Achával Ferrer

El grupo SPI, dueño del vodka Stolichnaya y productor de vinos en Italia, adquirió 12% de la bodega Achával Ferrer, en Luján (Mendoza). Planean extender inversiones en Argentina.

El grupo de origen ruso SPI, un jugador fuerte en el negocio de las bebidas blancas, se quedará con 12% de la bodega lujanina Achával Ferrer, tras una negociación con los ahora ex socios italianos Tiziano Siviero y Roberto Cipresso, quienes se retiran de la firma tras 12 años.

Para SPI, que ya incursiona en el negocio vitivinícola en la región italiana de la Toscana al igual que sus vendedores, es la primera inversión en Argentina aunque, según trascendió, no la última.

Aunque el monto es parte del acuerdo de confidencialidad entre partes, lo cierto es que, por ahora, el nuevo accionista mantendrá una participación minoritaria en las decisiones. Pero prevé hacer un importante aporte de capital a la compañía.

Según informaron desde Achával Ferrer, Cipresso, un reconocido enólogo del medio y especialista en vinos de partidas limitadas, se retira como socio pero seguirá ligado como profesional. Es que, con la operación, tanto él como Siviero buscan fortalecer su emprendimiento de La Fioritta, pequeña bodega de la Toscana, que produce el Brunello di Montalcino, un clásico de la Península.

Por su parte, SPI, que tiene su sede en Luxemburgo, tiene experiencia asociada a emprendimientos vitivinícolas. Puntualmente, vinculado a la elaboración de los vinos de Ornellaia y Fresco Baldi, de más de 7 siglos de historia en la región. Y que, gracias a su amplia red de distribución, comercializa desde hace tiempo en Estados Unidos y otros destinos.

Precisamente ésa es la principal fortaleza que Santiago Achával Becú, uno de los accionistas mayoritarios de la bodega mendocina, destaca de la “nueva” sociedad, a la que sólo le faltan definir detalles administrativos. “Sin duda nos aportará prestigio, fortalecimiento comercial y una mayor capacidad de distribución, ya que ISL tiene una llegada importante en el canal de botella abierta o por copa del mercado norteamericano”, señaló a Los Andes el empresario inmobiliario cordobés, para quien su bodega “es una compañía que vale muchísimo. Y es muy difícil valuarla como marca”.

Activos de interés

Cabe destacar que Achával Ferrer arrancó su actividad en 1998, con la alianza conformada entre Santiago Achával Becú, Manuel Ferrer Minetti, Marcelo Victoria y Diego Rosso, y los italianos Siviero y Cipresso. Actualmente apoya su estructura en 4 unidades productivas de 41 hectáreas en total, distribuídas entre Valle de Uco (Tupungato y San Carlos), Luján, donde se ubica la bodega, y zona Este.

Comercialmente ha posicionado 5 marcas de exportación, 3 de las cuales se identifican con la finca de origen de los vinos que llegan a más de 40 países: Finca Altamira, en La Consulta, Finca Mirador (Medrano), Finca Bella Vista (el viñedo más antiguo, donde está la bodega, en Perdriel), Quimera (una línea que integran malbec, cabernet sauvignon, cabernet franc, petit verdot) y malbec Mendoza, elaborado con uvas de tres viñedos y zonas diferentes. El volumen de producción oscila entre las 850 y 10 mil cajas de 12 botellas, según la línea comercializada.

Claramente, pese a una diversificación gradual siempre guiada por una elaboración de bajos rendimientos vitícolas (ver aparte), su apuesta prioriza al malbec, como lo demuestra el hecho de que ocupa más de 20 hectáreas de su superficie en producción. Otras dieciséis se concentran en Finca Diamante, en Tupungato, con merlot (6), cabernet sauvignon (4) y cabernet franc (6).

Fuente: Los Andes



Comments are closed.