RSS

Proponen exportar más vino para reabrir la importación de autos

La automotriz Volkswagen se transformó ayer en la primera en firmar un acuerdo con el Gobierno para reducir a cero su déficit comercial durante este año . La empresa que encabeza el ex premier austríaco, Víctor Klima, se comprometió a generar además un superávit en la cuenta de comercio exterior por encima de los 500 millones de dólares durante 2012.

La contracara de este acuerdo, será la progresiva liberación de más de 600 unidades de la marca Audi que están retenidas desde el 2 de febrero en la Aduana. Audi es la marca premium de la automotriz alemana.

Desde principios de febrero el Gobierno congeló, sin papel alguno de por medio, la importación de todos los vehículos de alta gama provenientes de países no pertenecientes al Mercosur. Con esa medida, endureció un reclamo que venía haciendo a las automotrices, tanto a las importadoras como a las que tienen producción en el país, para que aplicaran políticas para reducir el déficit comercial del sector, que sumó casi 5.000 millones de dólares en 2010.

El anuncio que ayer hizo Volkswagen, de hecho, debería tener una repercusión de más de 1.350 millones de dólares a favor en la balanza del sector. La automotriz informó que había cerrado 2010 con un déficit de 816 millones de dólares y que con las exportaciones de nueva la pick up Amarok (a 32.000 dólares, precio FOB) este año alcanzarán el equilibrio y en 2012 alcanzarán un superávit de US$ 538 millones.

Desde el Gobierno presentaron este acuerdo como un resultado concreto de la política a cara de perro que mostraron la semana pasada la ministro de Industria, Débora Giorgi, y el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, con los importadores que no tienen fábrica en el país, Lo cierto es que el plan industrial de Volkswagen, que el año pasado lanzó la Amarok y además invirtió 155 millones de dólares en su planta de Córdoba para incrementar la producción de cajas, era anterior a este reclamo.

Otra automotriz local afectada por el cierre de las importaciones es Mercedes Benz, con varios cientos de autos varados en la Aduana. Fuentes del mercado aseguraron ayer que “es inminente” una presentación de Mercedes para garantizar un plan de equilibrio comercial.

También habría hecho consultas el empresario Carlos Pulenta, importador de la marca Porsche. El plan de Pulenta, bodeguero de origen, consistiría en incrementar sus exportaciones de vino y computar ese incremento a la cuenta comercial de los autos . Otra importadora de autos de origen coreano estaría promoviendo la exportación de carteles .

El caso testigo de la ofensiva del Gobierno es con otra automotriz alemana, BWM, que tiene más de 1.000 unidades estacionadas en la Aduana. La prohibición afecta, incluso, a algunos BMW modelo 2010 ya patentados que habían sido exportados temporalmente a Uruguay, para un stand veraniego en Punta del Este. Pero a la vez, esta semana el presidente a nivel mundial de la marca, Norbert Reithofer, dijo que analizan instalar una nueva planta en Sudamérica, región donde BMW sólo tiene dos filiales directas: Argentina y Brasil. En Industria tomaron el anuncio con cautela, pero por las dudas ya pusieron a enfriar una botella de champagne.

Fuente: Clarín


Comments are closed.