RSS

El Loira, donde el terruño es rey

Más de 600 viticultores del valle del Loira se reunieron en Angers hace unas semanas durante tres días para catar vino y alardear de sus terruños. Sus viñedos se extienden a lo largo de ambas márgenes de un río de 1.000 kilómetros y ellos son tan variados como los terruños que cultivan y los más de 28 millones de hectolitros de vino que producen cada año.

Los más cercanos a la costa del Atlántico son los elaboradores de muscadet, que luchan por superar una reputación de producir vinos mediocres a granel, con cepas de melon de Bourgogne plantas en suelos pedregosos y arenosos ricos en gneis y granito. Algunos productores han eliminado la palabra Muscadet de sus etiquetas.

Marie Chartier, de Pierre Luneau-Papin, lo explicaba mientras servía varios vinos blancos suaves, frescos y llenos de sabores cítricos y de melocotón: “Si usted va a una tienda de vinos y le dice al hombre que desea un buen vino, pero que no sea un muscadet, y él contesta ‘no hay problema, señora’, y le da esta botella (cuya etiqueta reza ‘Excelsior’), se la lleva. Lo prueba y al día siguiente vuelve y le dice ‘Oh, muy buena: los muscadets no son tan buenos como este vino”.

“Pero, de hecho, se trata de un muscadet”, se ríe. “Es melon de Bourgogne. Sólo que es más fácil para nosotros venderlo de esta manera”.

Al este de Nantes y de Angers está la aldea de Savennières, donde Evelyn de Pontbriand, propietaria y viticultora del Domaine du Closel-Château des Vaults, practica métodos ecológicos para hacer blancos, tintos y espumosos de diferentes parcelas de su propiedad de 15 hectáreas.

“Mi objetivo es expresar este terruño magnífico. El suelo es de pizarra. La uva blanc chenin blanc carece de perfil aromático específico pero es a través del cual brilla el dibujo del terruño”, dice De Pontbriand. “Hacer vino blanco no es difícil”, insiste. “Nosotros no hacemos nada. Lo prensamos. Lo ponemos en barricas o en depósitos. Sólo lo catamos: prácticamente se hace él solo”.

“Lo difícil es la viticultura. Eso es muy sutil. Realmente hay que caminar cada día a través de viñedos y mirar en todas partes y ver cómo va”, dice.

Su Clos du Papillon, que viene de una parcela en forma de mariposa de cuatro hectáreas, “es especial porque el lugar es especial. Es un punto geológico. Hay una zona, que debe haber tenido pequeñas erupciones volcánicas cuando estaba por debajo del mar. El suelo es mucho más oscuro, muy complejo… Andando por esa viña se nota que en ella hace más calor, y las cepas son viejas (de 35 a 70 años)”. Ese lugar da un vino sequísimo que ofrece una mezcla de frutos secos y albaricoque y un final largo y lleno de minerales.

Cerca del extremo oriental del valle, no muy lejos de Sancerre y Pouilly Fumé, se encuentra el pueblo de Menetou-Salon, donde la viña existe por lo menos desde el siglo XI. Es allí donde Philippe Gilbert y su enólogo Jean-Louis Philippe toman la misma casta utilizada en Borgoña, la pinot noir, y “una trata de no estorbar y de trabajar con la madre naturaleza”, dice Gilbert.

Los dos han adoptado métodos biodinámicos para sus 27 hectáreas de viñedos sobre calizas kimmeridgienses que alternan con suaves margas. Ese método de agricultura ecológica insiste en el uso de estiércol y de compost, mientras que excluyendo los productos químicos y pesticidas de síntesis.

“Al utilizar los productos químicos, digamos que contra el mildiú, se sabe cómo funcionan. Dice, ‘Póngalo usted y sirve durante 10 días y está todo cubierto’. Usted puede quedarse en casa durante 10 días y no pensar”, dice Gilbert. “Cuando estás en biodinámica, ya no funciona así. Si no te gusta ir a la viña, no hagas biodinámica. Como tienes que ir, también tienes que pensar, que estudiar, que compartir. Es más trabajo, pero también es más pacífico y mejor para la tierra”.

A diferencia de la mayoría de los demás viticultores del Loira, Domaine Philippe Gilbert elabora sólo cuatro vinos: dos blancos, un rosado y un tinto. El tinto Les Renardières 2007, de cepas de 25 años de edad, muestra mucha fruta negra y un toque de especias y de humo sobre taninos suaves.

Fuente: El Mundo Vino

Foto: Reuters


Comments are closed.