RSS

Crecen las ventas de vino a la segunda economía mundial

La variación en facturación entre 2009 y 2010 tuvo un crecimiento de 34%. Las bodegas buscan penetrar en el gigante asiático. Los casos más exitosos.

Todas la bodegas coinciden que China es el gran mercado a ganar. Un trabajo duro que promete buenas recompensas.

Esta semana el Banco Mundial declaró oficialmente a China como la segunda economía mundial, al destronar a Japón y colocarse detrás de Estados Unidos. Con una población de 1.300 millones de habitantes, el país encierra un mercado infinito para el consumo. Esto bien lo saben los empresarios del mundo del vino y por eso son cada vez más las bodegas que le ponen fichas al gigante asiático.

Desde Wines of Argentina, Ariel Menitti aseguró que en el período comprendido entre 2009 y 2010, las exportaciones de vino argentino a China crecieron en más de un 30 por ciento.
Para corroborar este incremento, un estudio de la consultora Caucasia Wine Thinking mostró que en 2009 lo exportado por Argentina hacia los países asiáticos sumó U$S 19,6 millones, en tanto la exportaciones de vino en 2010, cerraron por un valor de U$S 26,4 millones. Un crecimiento del 34,7 por ciento que lograron las bodegas argentinas en tan sólo un año.

Al ritmo de los dólares, también creció el precio promedio por caja de 9 litros. Así, en 2009, el valor por caja era de U$S 29,57, en tanto el año pasado, el precio de la caja trepó a los U$S 33,1. Fue un crecimiento unitario de caja del 12 por ciento anual. Como corolario, también las bodegas incrementaron el volumen vendido en los países asiáticos: de 664 mil cajas en 2009, vendieron 798 mil cajas en 2010.

“China representa para las bodegas, lo que era Estados Unidos en la década de los 90: un gran potencial de desarrollo. Sin duda en unos años más será un destino de gran peso”, señaló Menitti.

Por cierto desde Wines of Argentina, la estrategia para posicionar la marca “vino argentino” en el gigante asiático comprende tres ejes: educación, apoyo a importadores representantes de bodega y mayor asignación de fondos de promoción en Asia en general.

Al respecto, Menitti agregó que “a China hay que educarla, porque en general no consume mucho vino y lo que consume es de un segmento muy barato”. De este modo, aseguró que “la estrategia que tenemos nosotros -y es un poco lo que hace Francia- es traer a la Argentina a estudiar a los principales sommeliers chinos”.

En efecto, una delegación encabezada por Mario Giordano,  gerente general de Wines of Argentina, exploró al gigante asiático para estrechar lazos con sommeliers, importadores y con el “Liquor Bureau”, de Shangai, un organismo que controla y regula todas las bebidas en China.  “Hay que entrar por el lado de la educación, dar seminarios. Ésta es la manera de ingresar a un mercado complicado por el desconocimiento y por el idioma”, destacó Menitti.
En la banda oriental

Un estudio estadístico realizado por la consultora Caucasia Wine Thinking arrojó que ya hay bodegas que han sentado su presencia comercial en China.

Uno de ellas es Chandon. La firma hace años que apuesta al mercado oriental sin prisa, pero sin pausa. “Terrazas de los Andes es una marca que lleva mucho tiempo en China. En los últimos años nos hemos enfocado en construir valor, mejorando el mix de nuestra propuesta. China es un mercado que viene creciendo a una velocidad intensa y a tasas sorprendentes. De todas maneras, la industria del vino tiene mucho camino aún por recorrer ya que, en general, el consumidor es muy poco sofisticado en cuanto a conocimiento del vino”, señaló Lucas Lowi, de Chandon.

Otra de las firmas históricas en China, es Rutini Wines. La bodega desde hace 10 años que incursiona en ese mercado. “Para nosotros, sin duda, China tiene un futuro brillante. Es vital la educación de los consumidores y distribuidores ya que no hay mercado sin educación”, apuntó Sol Asensio, de Rutini Wines.

Con su bagaje de experiencia, la bodega logró posicionarse gracias a conocer la cultura y costumbres chinas. “Nuestro posicionamiento es el resultado de un esfuerzo constante y de la asignación de recursos específicos para entender las características socioculturales de este país. Un buen importador con una gran red de contactos es la clave del éxito. La venta en el mercado chino hace necesaria una fuerte relación con distribuidores locales, además de ser el mejor atajo para conocer el país”, explicó Asensio.

La ventaja de realizar buenas alianzas con un socio chino también es vital para Finca El Origen. “Siempre hemos procurado seleccionar el partner correcto, a la medida de nuestro negocio.  A partir de ahí hemos trabajado firme en la construcción de una relación a largo plazo con objetivos comerciales ambiciosos para ambos lados”, detalló Gastón Williams, de Finca El Origen.

Delineando perfiles

Pero, ¿quienes consumen vino en China? ¿Qué varietal prefieren? ¿En qué lugares compran sus vinos?

Las bodegas posicionadas en ese mercado afirmaron que hay varios tipos de consumidores. Hay muchos que lo compran como un signo de sofisticación. Son los casos de los chinos millonarios y los ejecutivos occidentales que trabajan en ese país. Otros, porque implica una costumbre de buen gusto y de beber en forma civilizada.

“Básicamente los hoteles internacionales representan un buen sector del negocio y luego está la oportunidad en los restaurantes chinos. Sin embargo, existe una clase alta que demanda productos de mayor complejidad y permite el acceso al mercado de vinos ícono”, remarcó Lowi.

En el caso de bodegas Norton, Alejandro Panighini explicó que están llevando a cabo actividades con las siguientes líneas: varietales de Norton. Norton Barrel Select, Norton Reserva, que incluye al Norton Reserva Malbec, Norton Privado, Norton Gernot Langes, Finca Perdriel Colección y Finca Perdriel del Centenario. En cuanto a los varietales, el Malbec representa casi un 60% del valor de los vinos que exporta Norton a China. “También vendemos Cabernet, Merlot, Torrontés”, afirmó Panighini.

“Trabajamos para posicionar estos vinos en restaurantes, tiendas de vinos y supermercados. Cada línea tiene una estrategia independiente para poder cubrir mejor este exigente mercado donde vendemos alrededor de 70 mil botellas por año”, remarcó Panighini. A propósito y si de cantidades se trata, en 2010 la primera bodega de la lista de Caucasia Wines Thinking está encabezada por La Rural. “Desde la bodega hemos despachado 410 mil botellas, abarcando todas las líneas que La Rural elabora y donde los varietales tintos representan más del 80% de los envíos. El Malbec y los Blends encabezan los despachos”, señaló Asensio.

En el caso de Finca El Origen el objetivo para este año es crecer a una tasa del 30 por ciento.
“Para ello hemos desarrollado un plan que incluye desde participación en ferias locales y regionales, pautas publicitarias en revistas especializadas del medio, winemaker tours y otros.
Es un mercado donde el retailer así como el consumidor, valoran mucho la presencia del productor en el mercado. Es por ello que creemos mucho en los viajes a destino, ya sean de índole comercial, enológicos o políticos”, señaló Williams.

Si bien los datos que desprenden las bodegas que ya comercializan en China son alentadores, aún hay un largo camino por recorrer en términos comerciales. Los tratados de libre comercio, que los hace más competitivos, son un factor que termina siendo determinante para los vinos de precio medio y bajo.

Las rentabilidades son finitas y los aranceles pueden terminar sacando a algunos jugadores del mercado. Más allá de estas señales del contexto, todos afirman que China es un mercado con un potencial inmenso para los vinos argentinos.

Fuente: Los Andes

Jaquelina Jimena – jjimena @ losandes.com.ar


Comments are closed.