RSS

Pequeños viñateros se integran con bodegas

Al cierre de 2010, más de 1.100 viñateros argentinos de hasta 20 hectáreas -de Mendoza, San Juan, La Rioja y Catamarca- han encarado una profunda transformación productiva.

Esto ha sido posible a través del Proyecto de Integración de Pequeños Productores que ejecuta la Coviar, con fondos aportados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el gobierno nacional.

Los viñateros se ha integrado, por contrato formal de 10 años, a medio centenar de bodegas a las que habitualmente les entregan sus uvas, y que han demostrado no sólo su solidez patrimonial sino también su presencia en el mercado desde hace varios años, asociándose en un proceso de transformación de sus viñedos.

En Argentina, más del 80% de los viñedos no supera las 20 hectáreas, en un claro sistema de productores PYME.

Cada grupo de integración viñateros-bodega preparó para integrarse, un plan -con asistencia técnica de profesionales que aporta el propio programa, denominado Proviar- que implica primero subsidios no reintegrables a los pequeños viñateros para transformar sus viñas y luego créditos a tasa subsidiada a los bodegueros que se integraron al proyecto, para que mejoren su tecnología elaboradora.

El Coordinador General del proyecto Integración, Eduardo Sancho, aportó los datos del primer año de gestión y anunció la apertura de la propuesta a más viñateros y bodegueros. También se puso en ejecución la línea de crédito subsidiado para bodegueros PYME que ya están asociados al Programa Integración.

Sólo en el primer año de ejecución -acaba de abrirse la segunda etapa para la inscripción de nuevos productores y bodegas- ya están en ejecución los Planes de Negocios de 49 Grupos Asociativos localizados en Mendoza, San Juan, La Rioja y Catamarca, que integran a 1.135 pequeños viñateros con establecimientos elaboradores de vinos y mostos, galpones de empaque de uvas en fresco y secaderos productores de pasas.

En un efecto reactivador para la región, estos planes implican una inversión total en la región de U$S 48 M, de los cuales U$S 17 M han sido entregados por el proyecto como subsidios y el resto es aportado por los productores, básicamente como contraparte de mano de obra, necesaria para concretar las inversiones. Estos recursos se vuelcan a proveedores locales y regionales de insumos y tecnología, lo cual multiplica sin dudas el efecto positivo de la inversión realizada.

De lo otorgado, el 45% se está aplicando a renovación de maderas y alambre, el 20% a replante de cepajes, otro 20% a protección antigranizo y el resto a sistemas de riego, equipamiento y tractores. Se planea alcanzar un aumento de producción promedio del 50% del volumen actual en los próximos 5 años, con una sensible mejora en la calidad de las uvas y los vinos elaborados.

Además, profesionales especialistas en vitivinicultura asesoran por un plazo mínimo de 4 años a los viñateros, consolidando el proceso de transformación e integración a la cadena.

Fuente: Los Andes


Comments are closed.