RSS

El bisnieto del fundador de Norton lanza su propia marca en Mendoza

A más de seis décadas de la venta de la bodega Norton por parte de sus fundadores, uno de sus descendientes vuelve al negocio. Se trata de Federico Norton, bisnieto de Edmund JP Norton, fundador de la bodega homónima, creada a fines del siglo XIX y vendida a un empresario chileno en 1944, y nieto de Edmund E., su antiguo enólogo, que prepara el lanzamiento de los vinos de su bodega Grand Edmund Winery al mercado local.

Federico, quien estuvo relacionado a la industria al participar activamente del Fondo Vitivinícola, comenzó a elaborar vinos con las marcas Sir Ed y Sir Edmund, en honor a sus bisabuelo y abuelo, ya que no puede utilizar su apellido desde la venta de la bodega. A partir de 1989, Norton pertenece a Gernot Langes Swarovski, miembro de la familia austríaca Swarovski, conocida por los cristales.

Federico Norton

Hace mucho que planeo este proyecto. Participé activamente en el sector vitivinícola, ya que además de mi familia paterna, Norton, también mis abuelos maternos, Ozan, tenían fincas de en Rivadavia, Mendoza. donde cultivábamos uvas que se vendían a bodegas, explica Federico Norton.

El ejecutivo trabajó durante 10 años en Pescarmona, desarrollando los negocios internacionales de la firma, y luego en la firma de logística Gefco en el sector comercial. Muchos emprendimientos de Mendoza se enfocan en la producción de viñas y la elaboración en bodegas propias, pero por experiencia sé que después no saben cómo vender el vino. Por eso empecé al revés: primero por el aspecto comercial, desarrollando las marcas para, a partir de ahí, tener un desarrollo productivo, comenta.

De hecho, en los últimos años, también se dedicó desarrollar mercados externos para bodegas que no podían exportar.

Por eso, no cuenta con viñedos ni bodega propios. Hoy produce unas 3.000 cajas de 12 botellas al año, gracias a un acuerdo con la bodega mendocina de Manuel Otero, con tres líneas: Sir Ed ($ 30), Sir Ed Colección Privada ($ 50) y Sir Edmund ($ 80). Para más adelante, con el proyecto más avanzado, prevé lanzar su vino ícono, bajo el nombre de Grand Edmund.

Por el momento, me centro en el aspecto comercial, hasta encontrar un socio que permita consolidar el proyecto, luego, también en el aspecto productivo, precisa. Federico Norton vende sus vinos por venta directa, sobre todo por regalos empresariales, y en algunas vinotecas. Hoy negocia llegar a restaurantes, vinotecas y hoteles del país y aprovechar sus contactos en el exterior para ingresar a Estados Unidos, Inglaterra, el norte de Europa, Brasil y el resto de América latina, anticipa.

Fuente: El Cronista


Comments are closed.