RSS

Parker: Argentina no tiene de qué preocuparse

Robert Parker, director-fundador de la revista estadounidense The Wine Advocate, dialogó sobre las perspectivas de Argentina a futuro.

¿Qué fue lo que descubrió en el Malbec que, en 2004, lo hizo predecir su furor internacional?

Creo que la calidad del Malbec argentino en todos los rangos de precios sigue siendo una de las grandes historias de vinos en el mundo. Los ejemplares de alta calidad están disponibles a precios muy bajos y, por supuesto, también están los world class Malbec elaborados por los productores más importantes del país. Argentina ha demostrado que el Malbec es una uva de primera clase, algo que Francia nunca fue capaz de lograr.

Sin embargo, en los últimos meses, en Argentina se habla del “resurgimiento” del Malbec francés, puntualmente de Cahors. ¿Cree que puede ser una amenaza para la industria?

Por empezar, no estoy de acuerdo con la reaparición de Malbec de Cahors. No creo que Argentina tenga una amenaza a su industria, siempre y cuando siga produciendo grandes Malbec en todos los rangos de precios. Es importante tener algunos muy baratos para que la mayoría de los consumidores tengan una idea de lo que ofrece la uva y de lo bueno que un Malbec argentino puede ser. Por supuesto, también es vital tener a los más longevos y caros, esos emblemáticos, que son de producciones más limitadas.

Yo nunca he probado un Malbec de Cahors tan bueno como muchos de los Malbec que existen en Argentina y aunque decididamente se han hecho mejoras en Cahors, no creo que Argentina tenga de qué preocuparse.

Vino argentino, vino chileno. En el mercado actual, ¿cuál de los dos cree que es más competitivo?

En términos de sus vinos tintos (Malbec, principalmente), Argentina ciertamente se ha colocado por delante de Chile en imagen, calidad y respuesta de los consumidores. Al mismo tiempo, Chile continúa produciendo blancos más bellos y de altísima calidad. También ha aumentado la calidad de sus vinos tintos, sobre todo de los Carménère y Cabernet Sauvignon.

Espero ver blancos más suaves y ligeros emergiendo de Argentina, pero Chile hoy domina ese terreno con la maravillosa selección de Sauvignon Blanc y Chardonnay que están disponibles en el mercado.

En 2004 también predijo que el mercado del vino nunca iba saturarse ya que siempre habría nuevos consumidores. Después de la fuerte crisis internacional, con varios países que sufren las consecuencias, ¿sigue pensando lo mismo?

Ciertamente, la peor recesión mundial desde la Gran Depresión de 1929 fue algo que nadie pudo predecir y desde luego no lo vi venir para nada. He estado constantemente preocupado por los precios estratosféricos de los vinos top de Burdeos y Borgoña, así como de algunos de California y Australia. Creo que ahora estamos en medio de un cambio bastante fuerte, donde los consumidores están exigiéndole mucho más a los vinos, que éstos den más valor por cada dólar gastado.

Los vinos caros, en particular los de Burdeos, todavía parecen estar aguantando en el mercado, lo cual es difícil de entender debido a su tan alto precio. Sin embargo, creo que los vinos más caros están sufriendo mucho con la crisis financiera internacional y esto no es algo malo. Una corrección es a menudo esencial y hace que los consumidores se den cuenta de cuántos vinos increíbles se pueden comprar por menos de 25 dólares. La realidad hoy en Estados Unidos (que es, por supuesto, el país que mejor conozco) es que el consumo de vino sigue aumentando dramáticamente, pero el mercado se concentra en los vinos de alta calidad por menos de 25 dólares la botella. Los vinos que exceden ese valor luchan y seguirán luchando en el futuro inmediato.
Fuente: Area del Vino

 


Comments are closed.