RSS

Diez vinos Best Buy para la mesa navideña

Los presupuestos para la mesa de navidad varían en cada casa, pero los vinos elegidos tienen que ser aptos para la gastronomía de las fiestas.
Arrancando en los 15 pesos y cerrando en los 50, estas son las mejores etiquetas que lucirán la mesa en estas fiestas, según cada tipo de bolsillo.


 
La mesa navideña es un compendio de aspiraciones: desde el lechón adobado que se hace sólo en ocasiones, al infaltable vitel toné y las ensaladas más rococó que puedan brotar de la mente aturdida por un diciembre caluroso y de gastos frenéticos. En este mes los egresos sólo son crecientes y la bebida para la mesa navideña, resulta un tópico que puede hacer saltar los tapones de cualquier billetera. No hay que desesperar, a continuación, recomendamos los mejores vinos best buy para cada tipo de mesa, reunión y bolsillo. Pasen y lean.
 

Carácter Malbec 2009 ($15). Decidió dejar de lado a tu familia y reunirse con amigos de aires gourmet y presupuestos hippie. No desespere. En Carácter Malbec va a encontrar un buen ladero para una cena a la canasta, en la que no faltarán los dips de queso crema y un vacío al horno. No será el buffet del Hilton, pero tiene onda.

Trapiche Malbec 2010 ($18,5). En su familia tienen una tradición inquebrantable: Navidad se celebra con un asado de aquellos, con toda la familia. Esos asados reclaman un vino frutado, franco y de boca dócil, que le guste a todos por igual. Trapiche tiene un vino infalible en su Malbec 2010, exactamente lo que necesita.

Goyenechea Rose De Merlot ($18). En el menú figuran carnes blancas y rojas, salsas agridulces, fiambres varios, quesos, frutas secas y turrones. Una típica cena a la canasta, pero bien planeada. Entonces, parte del plan tiene que ser un vino rosado, que se bebe frío y le suma perfume y sabor a la mesa. Goyenechea tiene este Merlot que suma un plus de burbujas muy finas y chispeantes, que suma puntos en la mesa.

Portillo Sauvignon Blanc ($21). ¿Busca servir un menú innovador? Es diciembre y hace calor. Y lo que quiere es armar una picada de fiambres, ensaladas varias y frutas frescas. Para esa mesa, nada como un Portillo Sauvignon Blanc: el mejor en su precio, con aromática intensa y sabor refrescante. Recuerde que se bebe frío, no helado.

Santa Julia Syrah Rose 2010 ($21). Un clásico renovado, ahora con una etiqueta muy femenina. Santa Julia Syrah Rosé es ideal para una cena que combine cada vino con su plato. Arranque con este frutado y refrescante rosé y acompáñelo con láminas de jamón crudo, quesos y frutas secas. Después siga el plan como más le convenga, pero sepa que habrá quienes se mantengan fiel a este vino toda la cena.

Alma Mora Cabernet Sauvignon 2009 ($24). Está claro que en las mesas de fin de año, además de los buenos sabores se contempla el costado estético de las cosas. Una etiqueta que luzca bien es imprescindible. Como Alma Mora, la coqueta línea de Finca Las Moras, que tiene este Cabernet, suave y frutado, ideal para acompañar varios tipos de comidas. Tanto mejor si se trata de carnes rojas bien grilladas.

Callia Reserve Malbec ($25). Callia es una marca que todos conocen. Lo que pocos saben es que tiene en su línea Reserve un Malbec delicioso, apto para todo público y paladar. Frutado, con trazos de roble, suave y envolvente, será una sabia opción para romper el hielo en reuniones familiares de emparche, en las que los invitados tengan poco para decirse y el vino resulte un punto de partida para el encuentro.

Finca Perdriel Terruño  Cabernet Sauvignon 2008 ($25). Viene la abuela, el tío y la familia política. Viene algún vecino y el novio de una amiga. Vienen todos. Para este tipo de situaciones, lo más recomendable es poner sobre la mesa un vino que a nadie le dé desconfianza y que, en materia de gustos, sea tan transversal como la Navidad. Norton cumple con las condiciones y su Finca Perdriel Cabernet Sauvignon es el candidato. Frutal y apenas especiado, tiene buen cuerpo y es dócil en la mesa.

Álamos Selección de Viñedos Chardonnay 2009 ($39). Sin miramientos en el presupuesto, ha encargado dos cosas: sushis para la entrada; y de principal, medio pavo gratinado para servir en láminas junto con unas ensaladas exóticas. Si ese es el plan, este Chardonnay le pondrá un plus de sofisticación a los sabores. Con el paso apenas untuoso y una rica acidez, conviene beberlo frío, recién sacado de la frapera.

Saurus Pinot Noir 2007 ($45). La aburrida mesa de las fiestas reclama innovación. Y usted está dispuesto a cambiar algunos tópicos. El primero, será la bebida. De cabo a rabo servirá un Pinot Noir a la moda, como este ejemplar bien frutado y sedoso de Saurus, para acompañar todos los platos: una entrada de fiambres escogidos, de principal será un pollo frío con timbal de arroz azafranado. A la hora del postre, mejor descorche un espumante.

Por: Joaquín Hidalgo


Fuente: La Mañana de Neuquén


Comments are closed.