RSS

¿Cuál será el escenario vitivinícola?

La Sociedad Argentina de Profesionales del Vino desarrolló un seminario que tuvo como objetivo analizar el panorama que enfrentará la industria el año próximo.

La Sociedad Argentina de Profesionales del Vino realizó en noviembre un seminario para ver cuáles serán las variables que afectarán al negocio durante el 2011. Para esto convocó a profesionales de distintos ámbitos.

Durante la jornada Gustavo Reyes, economista del IERAL Mendoza, Fundación Mediterránea, destacó que los países emergentes como Asia y América del Sur están creciendo tres veces más que las economías avanzadas. “Estados Unidos, Europa y Japón presentan un crecimiento pequeño a pesar de haber salido de la recesión.

En cambio, en 2011, los países emergentes van a representar más del 50% de la producción mundial. Sus tasas de desempleo son muy bajas, el PBI per cápita se triplicó y el nivel de consumo que era inferior al que tenia Estados Unidos, ahora es superior. En esto, China tiene mucho que ver”, dijo Reyes.

“La recuperación de Estados Unidos es aún muy lenta y crece a un promedio mucho menor. Hay descontento en la población y las tasas de desempleo están cercanas al 10% y recién en 2015 puede llegar a recuperarse”.

Mientras, en el caso de Argentina, Reyes sostuvo que “2010 fue un gran año y ya pasó lo mejor. Para 2011 se espera un menor crecimiento (4% – 5%) y mayor inflación (30% a 35%)”.
Finalizó señalando que “el gran problema de Argentina es la inflación, ya que ésta acarrea el resto de los problemas. Cae el salario real y aumenta la pobreza, lo que genera menor consumo, menor inversión y producción y estancamiento”.

Panorama vitivinícola argentino

Javier Merino, director de Área del Vino, mostró el panorama vitivinícola de Argentina. Destacó que hay dos tendencias que han dominado la escena en las últimas dos décadas: el sostenido aumento del precio promedio de los vinos comercializados y la creciente participación de vinos importados. El consumo de vinos importados ha crecido hasta un 34% en apenas 15 años.

“Ésto tiene como principal explicación la aparición de nuevos países consumidores que en su mayoría no son productores. Entre 1995 y 2008, el precio promedio aumentó un 86%. Esto se debe a un sostenido aumento de la calidad de los vinos transados internacionalmente”.

Según los pronósticos revisados del FMI en el mes de julio, para los próximos años se espera una recuperación de la economía mundial, que en promedio sea  superior al 4% anual. “Sin embargo -continúo- el crecimiento para nuestros principales clientes de vino será de lenta recuperación, esperándose una caída en 2010. La razón es que los principales socios de Argentina corresponden a economías avanzadas donde la crisis pegó más fuerte”.

Si continúa la tendencia de los últimos 12 meses, las exportaciones de 2010 cerrarían en una cifra cercana a los 675 millones de dólares, un 6,8% mayor que en 2009. “Es probable que el volumen exportado en 2010 disminuya casi un 14% debido a un segundo año consecutivo de caída en granel. Si continúa la tendencia, éste podría ubicarse en apenas 25 millones de litros cuando en 2008 se exportaron 209 millones”.

Bajo este panorama, “Estados Unidos y Canadá se consolidarían como los dos principales mercados de Argentina con casi el 50% de las ventas de vino fraccionado y Brasil podría ser el tercer mercado en facturación relegando a Reino Unido al cuarto lugar”.

Por otro lado, “el mercado interno ha mostrado recuperación en facturación a causa del aumento en los precios de venta, compensando así la caída de más del 5% en los despachos. Si se proyecta lo sucedido en los primeros 5 meses del año es posible que por primera vez se perfore el piso de los 10 millones de hectolitros de consumo interno”.

Merino indicó que “la cerveza es la bebida más consumida en la actualidad, creciendo a una tasa que duplica al promedio mientras que el vino cae a una tasa cercana a la mitad. Esta tasa de caída del vino oculta que el vino en botella (de mayor calidad) crece a una tasa del 6,1% y las caídas se presentan en los vinos de  precio más bajo”.

La realidad del agua en Mendoza

Patricio Rodríguez Aguilera, Máster en Ingeniería de Regadíos del Centro de Experimentación de Obras Públicas de España explicó que “las temperaturas del Pacífico tropical están por debajo de sus valores normales, coincidente con los eventos La Niña. Las nevadas en cordillera son muy escasas, lo que sumado a otros factores climáticos, han generado que la cantidad de nieve acumulada en nuestra cordillera, sea una de las más bajas de la última década”.

De esta forma, recalcó que “según los pronósticos de escurrimiento de caudales para el período octubre 2010 – septiembre 2011 para los ríos Mendoza, Tunuyán, Diamante, Atuel, Malargüe y Grande, que han sido recientemente confeccionados por el Departamento General de Irrigación, nos encontraremos con una escasa acumulación de nieve, denominándose así una temporada ‘seca’ para las cuencas de los ríos al norte de la provincia (Mendoza y Tunuyán), siendo ‘pobre’ para las cuencas de los ríos Diamante, Atuel, Malargüe y Grande”.

Benchmarking financiero

Carlos Brondo y Diego Caso, de PriceWaterHouse Coopers, presentaron durante su ponencia una serie de gráficos con información específica del patrimonio de las bodegas. Basándose en la comparación de diferentes casos y teniendo en cuenta los factores externos que las afectan, sacaron algunas conclusiones comunes para el sector. “A mayor volumen de producción, menor participación de bienes de cambio y activos fijos en el activo”.

Continuando con la lectura de gráficos, Brondo afirmó que el promedio de rentabilidad de la industria es del 5%.

A modo de conclusión, el disertante comentó que “las tendencias para 2011 indican que debería haber concentración, ya sea vía fusión, ampliación u otras formas. Quienes participan en la concentración y registran volúmenes más altos de producción, logran mejores resultados”.

Costos de producción

Llegado el turno de la ingeniera Laura Alturria, profesora de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNCuyo, explicó que “el aumento de los costos en las empresas vitivinícolas se debe principalmente a problemas estructurales y de ejecución”. Aseguró que “una de las formas más eficientes de reducir los costos es tener al personal bien capacitado”.

Otro dato relevante dentro de la ponencia fue que “entre el 60 y el 70% de los costos en la elaboración de vinos, se lo llevan las actividades manuales (independientemente de la gama de vinos). En este análisis están incluidos los gastos mantenimiento de viñedos y otros manejos de la materia prima”.

Dada la situación, Alturria recalcó que “cada bodega debe conocer qué actividad concreta se lleva el mayor porcentaje dentro de ese 60/70. De esta forma, se puede actuar sobre ella e intentar reducir su costo”

Fuente: Los Andes

 


Comments are closed.