RSS

El vino ya es bebida nacional

La presidenta firmó el decreto que sella la normativa, que se espera beneficie la difusión del producto de nuestra tierra

En el Museo del Bicentenario, con la presencia del gobernador Celso Jaque y el resto de los gobernadores de provincias vitivinícolas y productores, la presidente Cristina Fernández de Kirchner firmó el decreto declarando al vino como Bebida Nacional. Se refirió a la fuerza cultural e identitaria que tiene la vitivinicultura en nuestro país. Dijo que no sólo se está promoviendo una actividad económica, sino también con la cultura y el bienestar. Anunció además que se trabajará para declarar al mate como Infusión Nacional.

“Es una actividad que tiene que ver profundamente con la cultura y la identidad de un pueblo”, fueron las primeras palabras de la presidente Cristina Fernández refiriéndose a la vitivinicultura y a la declaración del vino como bebida nacional.

La presidente recordó que Argentina es el quinto productor de vino del mundo y el noveno exportador “porque tenemos un fuerte mercado interno, por eso debemos producir más de modo que nos quede un saldo exportable mayor”.

“Hemos logrado articular todo el esfuerzo y la inversión privada con políticas activas muy fuertes. Hicimos una muy buena articulación entre la Nación, las provincias y los productores”, señaló la presidente, quién además se refirió a la ampliación de las zonas viñateras, que tradicionalmente fueron Mendoza y San Juan, y ahora se ha extendido fuertemente a Salta, La Rioja, Catarmarca, Río Negro y Neuquén.

Sabre la finalización del acto, que se realizó en el Museo del Bicentenario, la presidente dio instrucciones a sus funcionarios para declarar al mate Infusión Nacional para seguir reforzando actividades culturales y económicas tan importantes como la producción y el consumo de vino yerba mate.
Cristina sostuvo que la declaración del vino como bebida nacional no responde sólo a cuestiones económica, sino que hace a la “identidad” y a la “cultura nacional” de los argentinos.

La Presidente resaltó que en el sector vitivinícola “hemos logrado una cosa muy importante: articular todo el esfuerzo y la inversión privada con políticas muy fuertes de parte del Estado”.

“Hemos hecho una muy buena articulación entre el Gobierno nacional, las provincias, las bodegas y los productores”, repitió la jefa del Estado.

“El vino Argentino es un honorable embajador en el mundo y enorgullece a los argentinos que beben en el mercado doméstico los mismos vinos que exportan y que prestigian al país en todos los continentes”, señala el decreto presidencial que declara al vino bebida nacional.

Recuerda que la vitivinicultura tiene “más de cinco siglos de historia”, y que “favorecida por óptimas condiciones climáticas y de suelo” da lugar “a una actividad económica creciente sustentable, respetuosa del medio ambiente y de gran importancia social y económica para todas las provincias productoras”.

En otro tramo de su discurso, la Presidente dio “instrucciones” al ministro de Agricultura “para que comience a trabajar en la declaración de “infusión nacional” al mate.

“Si los ingleses tiene el `té party´, por qué nosotros no tenemos algo similar con el mate”, dijo Cristina.

En base a los números informados por el sector vitivinícola, el año pasado las ventas totales de vinos argentinos alcanzaron los 10.500 millones de pesos.

De ese total, el 77 por ciento de la facturación correspondió a ventas en el mercado doméstico y el restante 23 por ciento a colocaciones en mercados externos.

El volumen total comercializado ascendió a 1.310 millones de litros, de los cuales el 79 por ciento correspondió al mercado interno y el 21 por ciento a exportaciones.

La mano de obra directa e indirecta que genera la vitivinicultura ocupa a unas 400.000 personas y sus familias, con gran relevancia para las economías regionales de toda la zona oeste del país.

Fuente: Mendoza Económico


Comments are closed.