RSS

Distinción a dos jóvenes mendocinos

El premio obtenido por dos jóvenes diseñadores mendocinos en un concurso mundial realizado en China es sólo una muestra de que la Argentina no sólo exporta productos de calidad, sino que lo hace también con ideas y bienes intangibles a través de pequeñas empresas de servicios.

 

Sebastián Yáñez y Mariano Gioia participaron en el concurso Pentawards y se subieron al podio.

Pasa desde siempre, pero con el avance de la tecnología y la globalización la situación se ha profundizado. En la actualidad, los industriales dividen su interés tanto en la calidad del producto como en el “vestido” del mismo a los efectos de captar la atención de los potenciales compradores.

Una situación que se da en toda la cadena de precios y que se profundiza especialmente en aquellos que participan en el difícil y competitivo mundo de las cadenas de supermercados.

A tal punto llega ese interés por el diseño que una organización china desarrolla todos los años un concurso dedicado exclusivamente packaging en todas sus formas, donde un estricto jurado selecciona a los ganadores, de acuerdo con la calidad creativa de la obra presentada.

Según se señala, los participantes tienen la oportunidad de comparar sus creaciones con los de todo el mundo y obtener un premio en el mismo significa alcanzar un prestigio importante a nivel internacional.

El concurso establecía diversos productos a los que debía ser dirigido el packaging y, entre ellos, uno especial otorgado a la mejor creación en las categorías de vinos, champagnes y licores. Es en este espacio en el que dos jóvenes diseñadores mendocinos obtuvieron una medalla de bronce en la categoría “lujos”, con la etiqueta de una bodega mendocina, distinguida entre más de 850 trabajos presentados.

A diferencia de los vinos de otros países, los bodegueros mendocinos se han preocupado por vestir sus etiquetas del mejor modo posible. Una muestra de ese interés queda demostrado en el concurso anual de etiquetas que organiza la Bolsa de Comercio de Mendoza, que este año celebró su 19° edición y que cuenta anualmente con la participación de más de 100 muestras.

Ese concurso surgió, precisamente, en épocas en que el vino argentino comenzó su crecimiento exponencial tanto a nivel local como internacional.

Más allá de los premios en efectivo, la mayoría de los jóvenes participantes encuentran allí una manera de tomar contacto con los representantes de la industria, a sabiendas de que sus trabajos serán expuestos tanto a bodegueros como al público en general.

Los jóvenes mendocinos premiados en China, al explicar su experiencia, señalaron que recién tomaron conciencia de la importancia del logro alcanzado cuando descubrieron que solo dos empresas argentinas han recibido distinciones en las cuatro ediciones del Pentawards y que del concurso también participaron estudios de diseño importantes a nivel mundial, que son quienes tienen a su cargo el diseño de empresas internacionales de gaseosas, por señalar uno de los ejemplos.

Por otra parte, el trabajo de los diseñadores locales forma parte del libro de los ganadores 2009 y 2010 que edita una prestigiosa editorial especializada en arte y diseño; será presentado en una feria de París y en el Design Pack Gallery, un espacio creativo dedicado exclusivamente al diseño de packaging.

Los hechos demuestran que la Argentina no sólo exporta vinos de excelente nivel, sino que también lo concreta con otros servicios que también hacen a la calidad. Se trata de pequeñas empresas de servicios que aportan a la gran industria local para posicionarla y hacerla más competitiva a nivel internacional. La valoración de esas ideas y bienes intangibles abre aún más ese abanico de posibilidades que ofrece el mercado en la era de la tecnología.

Fuente: Los Andes


Comments are closed.