RSS

Argentinos beben más malbec y cabernet

Son los dos varietales tintos más vendidos, seguidos por syrah, el que más creció en seis años, con un 149%. Los genéricos retroceden por la merma de los vinos de bajo precio.


Los vinos tintos continúan ampliando su preferencia en el paladar argentino: ya concentran el 77% de las ventas en botella, frente al 71,9% de seis años atrás, según una auditoría de CCR elaborada para el Fondo Vitivinícola. Pero esta elección por los tintos no se da de manera uniforme, sino que son los varietales, vinos elaborados con un solo tipo de uva, los que más crecieron en los últimos años.

Según la auditoría –que relevó supermercados, autoservicios, almacenes, pero no vinotecas ni restaurantes–, los argentinos compran cada vez más botellas de malbec y cabernet sauvignon, en detrimento de los vinos genéricos, que se elaboran con mezcla de distintas uvas. Los varietales avanzaron del 26,2% del total de vinos tintos en 2004 al 48,4%, mientras que los genéricos cayeron del 73,9% al 51,6%. “Los consumidores conocen hoy mucho más de vinos; antes diferenciaban sólo entre tintos, blancos y rosados. Ahora prueban y eligen y sus preferencias se basan más en las variedades que les gustan. Por esta tendencia, incluso los tetra-briks empezaron a ofrecer variedades”, explica Daniel Moreira, director de Calidad y Contenidos de CCR.

De hecho, la venta de vinos malbec creció 122% en volumen entre 2004 y 2010, y hoy ya conquista el 21,6% del total de litros de vinos tintos en botella, frente al 10,4% de seis años atrás. En facturación, por su precio más alto, el peso del malbec pasó de 17,1% al 29,9% actual en igual lapso. Así, el varietal ícono de la Argentina desplazó al segundo lugar al cabernet sauvignon, que en 2004 captaba el 11,7% del total y hoy acapara el 18%, con un 65% de alza en seis años. Aunque desde una base más pequeña, la variedad que más creció fue el syrah, con un alza de 149% desde 2004, al pasar de apenas 2,8% del total al 6,5%. Y, en cuarto lugar, se ubica el merlot, con un 73% de suba en seis años, hasta el 2,1% del mercado de botellas de color.

Los perdedores en la contienda son los vinos genéricos: cayeron un 25% en seis años. Esto se explica, en parte, por la caída de los vinos de precio bajo (menos de $ 10), que son en su mayoría genéricos. Pero con una salvedad: muchos de los mejores vinos argentinos, de mayor costo, son también blends (mezcla de distintas uvas), pero por su pequeña aunque creciente participación no inciden para revertir la tendencia.

Según CCR, la venta de vinos en tetra-brik siguen perdiendo participación, al igual que los “finitos” (los finos de menos de $ 7,50), mientras que continúan en alza los vinos de medio precio (un 158% en cuatro años), medio alto (un 131%) y alto (un 225%). Esa tendencia se consolidó, sobre todo, desde 2003, y refleja, además, lo que sucede en otras bebidas y alimentos. “En cervezas, donde la venta aumenta 3% anual, crecieron más las premium. La tendencia se ve también en alimentos, incluso en los sectores de menos recursos, que compran cierta marca para darse una gratificación”, explica Moreira. Y destaca: “La gente volvió a las marcas que quiere. En esta elección siempre juega un rol importante el temor al desempleo, un tema que hoy no preocupa. Hoy, las marcas de bajo precio de bebidas, alimentos y cosméticos están en su peor momento”.
Fuente: El Cronista


Comments are closed.