RSS

De copas: ruta por los sentidos

A la hora de apreciar diferentes experiencias y degustaciones Mendoza ofrece en su mapa de ruta sitios como El 23, Gran Bar.

A la hora de apreciar diferentes experiencias y degustaciones, en un lugar y una ambientación ideal, Mendoza ofrece en su mapa de ruta sitios como El 23, Gran Bar, ubicado en Chile 874 esquina Montevideo; cuya encargada, Julia González, contó lo enriquecedora que es la experiencia.

Con un amplio jardín con galerías, o rodeando la palmera histórica del lugar utilizada como fuente, este restaurante-bar ofrece una alternativa altamente recomendable a la hora de probar algo diferente: la degustación de cinco tipos de vinos, conjugados con diferentes salsas en bols, que a modo didáctico, y por medio de una carta -guía, instruyen a quien lo pide sobre el vino y el sabor indicado para acompañar. Altamente recomendable para realizarlo solo o de manera grupal, y descubrir la riqueza de la experiencia:

 

Para aprender a degustar

De izquierda a derecha, y comenzando por los vinos blancos

1) Torrontés y pasta de pimientos del piquillo. Sin duda una cepa emblemática. En boca: cáscara de naranja, ensalada de frutas, miel, orégano. Parece un vino dulce pero en realidad es un magnífico vino seco. El remate amargo, juega con el ahumado del pimiento y deja un agradable y duradero sabor.

2) Chardonnay y mix de rúcula y almendras. En boca: manzana, peras, cítricos, caramelo. No tiene acidez agresiva.

3) Tempranillo y pasta de berenjenas. En boca: amable y sabroso. La combinación de la frescura de los sabores frutales del vino, con el ahumado de la berenjena, crean una fusión equilibrada y perfecta.

4) Malbec y pasta de tomates secos al sol. En boca: se encuentran sabores de mermelada de ciruela, dulce de guinda, chocolate y frutas secas. Añejado aparece tabaco, pimienta canela o cuero. Una conjunción que, con los tomates secados al sol -sin aditivos ni conservantes-, generan un mix exquisito.

5) Cabernet Sauvignon y pasta de aceitunas griegas. En boca: presenta sabores a pino, grafito y aceitunas negras. Las aceitunas de sabor intensos, procesadas en oliva y descarozadas, se fusionan como un terciopelo en la boca.

Fuente: Los Andes


Comments are closed.