RSS

Medalla de Oro para diseño de bodega mendocina

Los arquitectos Eliana Bórmida y Mario Yanzón fueron distinguidos por cuarto año consecutivo con la Medalla de Oro que otorga la Great Wine Capital.
En esta ocasión reciben el premio por el diseño de la Bodega Diamandes, de Tunuyán, provincia de Mendoza, en la categoría “Arquitectura, parques y jardines”.

En esta edición fueron premiados en la categoría “Arquitectura, parques y jardines” del concurso Best of Wine Tourism 2011 que organiza la mencionada red y la obra premiada es la Bodega Diamandes, del Clos de los 7, en cuyo proyecto los arquitectos mendocinos trabajaron dos años a los cuales se les sumaron dos más de ejecución de la misma.
El año pasado, la distinción internacional para Bórmida y Yanzón fue por la bodega Quinta do Seixo, en Portugal, también en la categoría “Arquitectura, parques y jardines”. En 2008 fueron galardonados por Killka, Espacio Salentein, en la categoría “Arte y cultura” y en 2007 la elegida fue la bodega Fournier en la categoría “Restaurantes del turismo del vino”.

La bodega Diamandes, de Alfred Boniee y familia, está ubicada en Vista Flores, Tunuyán; tiene una superficie de 12.500 m2 y su capacidad es de 1.200.000 litros. Eliana Bórmida y Mario Yanzón fueron los creadores de esta hermosa bodega y el proyecto pasó del plano a integrarse con el paisaje gracias al trabajo de su equipo, al que no quieren dejar de mencionar: Gustavo Albera, Agustín Palmada, Mauricio Cremaschi, Silvana Sevilla, Alejandro Cohen, Laia Reynalds, Ana Paula Schmidt, Elena Palmieri, todos ellos arquitectos; el ingeniero Juan Camps, el paisajista Eduardo Vera, el artesano Daniel Rodríguez, el enólogo Facundo Pereira y la empresa constructora Santiago Monteverdi.

La arquitecta Eliana Bórmida desarrolla la de idea de que “la gente que llega a Mendoza, tanto la relacionada con el vino, compradores, distribuidores, críticos, periodistas, como la que no, sólo con visitar un paisaje vitivinícola y las bodegas tienen que quedar persuadidos de que Mendoza es la tierra del mejor vino. Tiene que ser irrefutable la calidad y la seriedad con la que aquí se hacen las cosas. Las cosas tienen que hablar por su sola presencia. Superior a cualquier discurso, a cualquier marketing, la imagen de la bodega es la verdad de los hechos”.

“Nosotros vivimos al pie de los Andes y la fuerte presencia de la cordillera, del sol, del desierto. Por eso es importante que en nuestras bodegas, y en especial la Bodega Diamandes es una de las que mejor lo muestra, sean bodegas andinas. Es decir, tratamos de que la bodega se integre al carácter monumental del paisaje junto a la cordillera y la vid”, señalan los arquitectos.

Mario Yanzón agrega que “ese tipo de estructura es muy moderna, hay pocas en el mundo, se llaman tensovigas, son formas autoestables que funcionan con tensión y compresión. El trabajo final se lo debemos a Daniel Rodríguez y a su taller metalúrgico que fue quien construyó el diamante”.

Fuente: MDZOL


Comments are closed.