RSS

“El desafío para las bodegas salteñas es no quedarnos solamente en el Torrontés”

Lucía Romero Marcuzzi, managing director de El Porvenir de los Andes, analizó el futuro de los vinos del norte del país y su potencial en los mercados mundiales. Además, dialogó sobre la saturación de marcas, los Tannat de altura y la apuesta de contar con el know how de Paul Hobbs

En el marco del último Foro Vitivinícola, la experta estadounidense en marketing del vino, Liz Thach, hizo un llamado a todos los bodegueros presentes: seducir a los consumidores con historias, con los secretos detrás de una botella o, simplemente, enfocarse en esos elementos que hacen única a una bodega.
Y, entre varios ejemplos, resaltó el caso de los vinos de Salta que, si bien es una provincia con mucha historia en la industria, recién se está dando a conocer en los mercados internacionales. Y lo hizo por un motivo particular: la altura es un potente imán a la hora de seducir a los paladares del mundo y una variable que ofrece una enorme diferenciación.

En este contexto, bodegas de la talla de Colomé, San Pedro de Yacochuya, Félix Lavaque y El Esteco, contribuyen día a día a construir esa imagen de marca clave para el posicionamiento de la región en las góndolas del exterior.

Y en este grupo también se destaca una en particular: Bodegas El Porvenir de los Andes, un establecimiento de Cafayate que ya tiene 120 años de historia y que posee algunos de los viñedos más antiguos de la provincia, a unos 1.750 metros sobre el nivel del mar.

Sin embargo, “además del atractivo de la altura, tenemos la ventaja de ser una región exclusiva, rodeada de un paisaje imponente”, destaca entusiasmada Lucía Romero Marcuzzi, una embajadora de los vinos salteños y managing director de la bodega enfocada en la elaboración de vinos de alta gama.

En diálogo con iProfesional, la directiva analizó el presente y futuro de la región y la estrategia que están desplegando desde la bodega para destacarse en un negocio donde cada vez hay más competencia.

•¿Cómo evalúa el presente de la industria vitivinícola salteña? ¿Qué más tiene para sorprender a los consumidores además del atractivo de la altura?

Cafayate se está posicionando cada vez mejor en el mercado interno, los consumidores reconocen la calidad de los vinos, las características que le otorga la altura y su diferenciación con el resto de los vinos de otras regiones. El desafío ahora es no quedarnos solamente en el Torrontés y mostrar también que somos capaces de elaborar excelentes vinos tintos, como el Malbec, Cabernet, Tannat. Incluso, algunas bodegas están cultivando Bonarda con muy buenos resultados.

Además, por las bellezas naturales que nos rodean estimo que seguirá creciendo el turismo relacionado con el vino y eso hará que más consumidores conozcan la región.

•Recientemente, el prestigioso enólogo Paul Hobbs comenzó a asesorarlos. ¿Hacia dónde apunta el nuevo portfolio de vinos de El Porvenir en lo que respecta a “estilos” de vino?

La idea de comenzar a trabajar con Paul Hobbs surgió por la necesidad de seguir creciendo en EE.UU. y de buscar un estilo de vino ideal para el paladar americano pero sin perder la identidad de la bodega y de Cafayate. Queremos desarrollar nuevas líneas de vinos, más frutales y más jóvenes que complementen al resto de los vinos de la Bodega. Paul está muy involucrado en el proyecto, tanto en el viñedo, como en la elaboración en sí y creemos que va a aportar nuevas ideas, innovación y mejoras en todos los ámbitos de la bodega.

•Este 2010 fue muy positivo para El Porvenir. De hecho, recientemente, la revista Decanter distinguió al Laborum Torrontés como el mejor ejemplar disponible en el mercado inglés del Nuevo Mundo. ¿Qué particularidades tiene esta etiqueta para haber captado la atención de los expertos?
Para nosotros fue un orgullo esta mención ya que además de ayudarnos con la promoción de este vino, posiciona al vino Torrontés en el mismo nivel que el resto de los vinos blancos del Nuevo Mundo. Nuestro Torrontés, además de tener las características típicas de Cafayate, región donde mejor se desarrolla esta cepa, tiene notas muy elegantes que lo distinguen del resto.

Se encuentran notas florales junto con las notas cítricas, es muy aromático pero delicado a la vez, y en boca tiene buena acidez y está muy bien balanceado. Estas características llamaron la atención de un crítico tan prestigioso como Steven Spurrier, que en otra oportunidad había elegido nuestro vino tardío, el Laborum Torrontés de Otoño.

También es destacable que cinco vinos de ustedes recibieran entre 90 y 91 puntos de Parker. ¿Qué implicó esto en términos de posicionamiento internacional?
El reconocimiento de la calidad de nuestros vinos nos ayudó mucho en el mercado de EE.UU. ya que es donde le prestan mucha atención a los puntajes o ratings, pero lo cierto es que también nos ayudó a seguir posicionándonos en el mercado interno donde el consumidor esta más atento a esto ante la gran oferta de vinos y bodegas que actualmente existen. Estos puntajes significan para nosotros un reconocimiento necesario para seguir creciendo comercialmente y un respaldo a que lo que venimos haciendo en términos de calidad y estilo.

•Mencionaste el desafío de destacarse en medio de la enorme oferta. ¿Qué opinás de la sobreabundancia de marcas en el mercado interno? ¿Hacia dónde va el negocio?
-Por un lado es bueno el crecimiento que hubo en la oferta de vinos ya que esto demuestra el interés que hay por nuevas regiones, nuevos emprendimientos y cómo los consumidores se animan a probar vinos nuevos y salir de lo tradicional. Sin embargo, creo que con el tiempo, y dado que este negocio es a muy largo plazo, solamente quedarán las bodegas que tengan el respaldo económico para seguir invirtiendo en calidad y seguir creciendo.

•En el último Foro Vitivinícola también se debatió sobre los mercados saturados y la fuerte competencia que se viene a nivel internacional. ¿Cómo están las bodegas salteñas posicionadas para hacer frente a esta nueva coyuntura?
A nivel internacional la realidad es que el consumidor no identifica al vino argentino por sus regiones, y si tuviera que hacerlo no está tan familiarizado con Salta es por eso que nuestro desafío es seguir comunicando sobre los atributos de Cafayate y la viticultura de altura, buscando un mejor posicionamiento. Es cierto que hay una fuerte competencia a nivel internacional, por eso tenemos que seguir elaborando vinos de calidad y con características distintivas para poder diferenciarnos de la oferta y además utilizar la historia de la región para vender los vinos. Todos los vinos necesitan una historia y Cafayate, con su altura, sus características y sus orígenes andinos tiene material para esto.

•Ustedes deben ser de las pocas bodegas en el mundo que elaboran Tannat a semejante altura. ¿Qué características destacables han encontrado en esta variedad en esas condiciones y qué diferencias tiene con respecto a un Tannat tradicional?

Cuando compramos la bodega y la finca en el 2000 encontramos entre parrales de más de 45 años de Torrontés, también uvas de Tannat y de Malbec y decidimos elaborar un 100% Tannat en el año 2003 para ver el potencial de esta uva y quedamos sorprendidos por la calidad de la fruta y las características del vino. Aunque en la zona había bodegas que elaboraban esta cepa, la mayoría la utilizaba para cortes o blends y nosotros fuimos de los primeros en elaborar un Tannat de alta gama con paso de 12 meses de barricas nuevas,

La razón por la que nuestro Tannat es diferente al resto es que la madurez de taninos que se logra en la zona permite manejar mejor la maceración en cuanto a mayores tiempo de contacto, dado que la calidad de taninos presentes en la piel y semilla nos dan la confianza para extenderla mas tiempo y lograr un vino de mayor concentración en color y estructura, y de calidad por la redondez de los mismos en boca.

En el caso particular del Tannat hay que destacar que es una variedad de ciclo largo. Las condiciones de Cafayate permiten llegar sin inconvenientes al final del ciclo estacionario con una madurez polifenólica completa, los taninos terminan en vino con carácter dulce, amables, redondos. En contraposición a otras zonas de menos días de sol y mayor precipitación, donde los mismos presentan carácter agresivo y más verdes.

•¿Qué nuevas propuestas están pensando de cara al 2011?
Recientemente hemos desarrollado dos líneas de exportación que únicamente se comercializan en EE.UU.: Camino del Inca y Dos Minas y la idea es seguir creciendo con estas líneas compuestas por un Malbec y un Torrontés durante el 2011. Son vinos más frescos, sin barrica y que apuntan a un consumidor más joven.

Además, la cosecha que viene pensamos aumentar nuestra producción de Torrontés, ya que estamos teniendo mucha demanda de este vino y creemos que tiene mucho potencial tanto en el mercado interno y el externo. También estamos evaluando la posibilidad de realizar el año que viene un vino para la reconocida cadena de restaurantes en Inglaterra, Gaucho, exclusivo para ellos donde predomine fruta sin barrica para mostrar la calidad de la fruta que tenemos en Cafayate.

•¿Dónde imaginás que estará la bodega dentro de los próximos años?

Imagino que veremos un crecimiento mayor de las ventas en el mercado interno y externo, producto de un mayor posicionamiento y reconocimiento de la bodega y de las marcas que elaboramos. En el plano internacional, trabajar con Paul Hobbs nos permitirá tener mejores puntajes y más exposición en EE.UU. lo que es muy importante para seguir desarrollando ese Mercado. Creo también que en unos años vamos a poder tener presencia en Asia, principalmente en Hong Kong y Japón, dado que allí valoran la calidad de los vinos premium.

Fuente: iProfesional.com


Comments are closed.