RSS

Bodega feng shui en Toscana

Escondida entre las onduladas colinas de Toscana, en Italia, una nueva finca vitícola emplea el antiguo arte chino del feng shui para hacer su vino en armonía con la naturaleza… y para darse un empujoncito más en el terreno del marketing. “Hemos creado una bodega feng shui con el fin de mantener un vínculo con la naturaleza”, dice Solène Genot, que dirige la propiedad Caiarossa con su marido, Dominique, durante una visita a la pintoresca zona del centro de Italia.

“La bodega está situada en el lugar donde la energía es más alta – a medio camino entre la parte superior de la colina y la parte inferior del valle”, dice. “Incluso los colores del edificio -rojo por fuera y amarillo por dentro- son los colores de la naturaleza, el sol y la tierra”.

Caiarossa está en la aldea de Riparbella en una región llamada Val di Cecina, cerca del mar Mediterráneo y del histórico puerto de Livorno.
Fue comprada en 2004 por el empresario holandés Eric Albada Jelgersma, que también es propietario de dos ‘châteaux’ en Burdeos. Uno de ellos es el histórico Château Giscours.

En sus prospectos publicitarios, la bodega habla del “lujo de la Madre Naturaleza, que el hombre ha contribuido a producir”. “La inspiración para la bodega proviene de la arquitectura geo-biológica y la disciplina oriental feng shui”, dicen.

Las viñas se extienden a lo largo de 16 hectáreas y la producción anual es de alrededor de 70.000 botellas. Un 70% se exporta, según Dominique Genot.

“Es un viñedo joven, todavía en expansión”, dice. “Estamos tratando de hacer el vino más natural posible. No usamos ningún tanino [en polvo] ni enzimas. No utilizamos productos químicos, ni siquiera herbicidas, y trabajamos a mano, con los métodos naturales, no los mecánicos”.
“Queríamos un vino que fuese expresión del terruño. Creo que eso puede ser el futuro de las bodegas independientes, mientras que las grandes empresas que cubren cientos de hectáreas tienen dificultades para hacerlo”, agrega.

La bodega se encuentra en tres niveles, con una cinta transportadora para las uvas.

“El feng shui se utiliza en nuestro caso para que nos sintamos tan bien como sea posible cuando trabajamos en el sótano. Dispone de grandes espacios, grandes volúmenes y una gran cantidad de luz natural”, dice. Su esposa agrega: “Es cierto que, técnicamente, las grandes ventanas en el sótano no son prácticas, ya que hace frío en invierno y calor en verano, pero la luz trae una energía positiva”.

Fuente: AFP


Comments are closed.