RSS

El precio y la calidad

Si bien hubo una caída importante en el consumo de los vinos de menor precio, se advierte que la situación podría revertirse en el corto y mediano plazo.

La preocupación que había generado la fuerte caída en los despachos durante los primeros cinco meses del año, está comenzando a revertirse. Hay varios factores que influyen en esta situación, pero el principal se centra en los precios. Con los valores ya estabilizados, luego de la retención que se produjo antes del 1 de junio y la apertura inmediata después de esa fecha, ahora las empresas distribuidoras salen a comprar con precios estabilizados.

En ese esquema, también cabría preguntarse el porqué hubo una retracción en el consumo durante los dos últimos años. Y los hechos son concretos: mientras en el resto de la bebidas alcohólicas, incluyendo la cerveza, la principal competidora, el incremento en los precios finales fue del 22,6 por ciento, en el caso del vino, el tetra se incrementó un 24,5% y los “finitos” un 23,7 por ciento.

A modo de ejemplo, las fuentes consultadas destacaron que en 2005, el valor de un tetra-brik era similar al de una cerveza y cinco años después lo duplica.

Sin embargo, con miras al futuro hay optimismo, en razón de que mientras los precios de las cervezas se están incrementando, el vino, si bien no baja, está manteniendo sus valores, con lo que “es muy probable que el mercado empiece a recuperarse”, se indicó, aunque aclarando que se tratará de una recuperación “lenta”.

Se indicó que los hechos determinan que la gente más afectada en el consumo fue la de menores recursos. En los vinos de valores finales superiores a los 8,50 pesos, no se registraron caídas, las que sí se produjeron en el tetra brik (un 4 por ciento), en los de precios bajos pero de regular calidad (un 9 por ciento) y en los “finitos” (un 11 por ciento).

“Si nos atenemos a lo que indican las cifras y el incremento producido, la realidad marca que esa gente que perdió el vino se fue a la cerveza”, señaló la fuente, la que agregó que “también esas cifras están demostrando que la calidad tiene un valor fundamental para el consumidor, ya que cuando toma vinos buenos, se le hace muy difícil cambiar por otra bebida”.

Precisamente, para analizar las reacciones de los mercados futuros, el jueves, de 8.30 a 13 habrá una disertación del presidente de la Asociación Argentina de Marketing, Gustavo Domínguez, en una reunión organizada por el Fondo Vitivinícola.

La industria ha centrado su vista en el mercado, a la espera de lo que sucede habitualmente en el mes de octubre, que es cuando se producen las compras importantes de las empresas para stockearse para las fiestas de fin de año, mientras la superación de las posibles heladas tardías permitirán establecer cómo vendrá la próxima cosecha.

Las exportaciones

Con miras a futuro y especialmente en los mercados externos, las bodegas están poniendo la mira en lo que sucede en Brasil. Si bien en ese país el vino argentino está creciendo, la preocupación que existe es que Chile lo está haciendo a niveles superiores. Se considera que Brasil es “el mercado” futuro, porque los países europeos ya están trabajando fuertemente en ganar espacios en Estados Unidos y Canadá.

“En esos dos países, la Argentina superó a Chile en ventas, pero ahora viene la competencia europea y será difícil enfrentarla”, dijo un bodeguero, quien recordó las fuertes inversiones que la Unión Europea destina a la promoción.

La inquietud se centra en que en un futuro cercano los europeos también tendrán a Brasil en la mira, a lo que se suma el hecho de que el año próximo Chile ingresará a ese país también con arancel cero. “Tendremos que seguir trabajando y aprovechando este empuje que está logrando el vino argentino en los últimos tiempos”, se indicó.

No sólo en la Argentina

El inicio de la cosecha en Europa, va dejando caer algunas cifras que tendrán incidencia en el mercado mundial de vinos.

Así por ejemplo, el portal “elmundovino” destaca que la primera previsión de producción en España indica que se alcanzarían los 40,1 millones de hectolitros, lo que supondría un ligero aumento (del 0,4 por ciento) con relación a la temporada anterior y casi un 4 por ciento menor que la de 2008. Con un aspecto no menos importante: existe una caída en la producción en las zonas donde se producen vinos a granel.

También en España hay reclamos de los productores por los precios que se pagan por sus productos. En la zona de denominación de origen Rioja hubo una fuerte manifestación para exigir a las bodegas precios justos para las uvas y vinos que producen. Si bien no se registraron incidentes, los manifestantes arrojaron cestos de uvas, como medida de protesta.

Aseguran los dirigentes españoles que llevan dos años con pérdidas acumuladas y exigen “al menos” cubrir los costos de producción.

Fuente: Los Andes


Comments are closed.