RSS

A cada copa su vino

Para poder disfrutar de un buen vino hay que tomarlo en la copa adecuada. Esto significa que la copa debe ser lisa y transparente, con la boca un poco más estrecha.


También es importante que el tallo o pie se lo suficientemente largo para que se pueda agarrar fácilmente y que la mano no toque el cáliz, porque de esa manera se calienta rápidamente el vino. Las copas han sido elaboradas para resaltar las cualidades de cada estilo de vinos.

Los elementos que hay que tener en cuenta a la hora de elegir una copa son:

- La forma, tiene que ser convexa y con forma de tulipa cerrada para captar bien los aromas, además el borde de la misma debe cerrarse hacia el interior.

- El tamaño que debe ser bastante grandes para poder servir la cantidad adecuada de vino (sólo un cuarto o un tercio de su capacidad) poder girar el vino para que se desprendan sus aromas y levantarlas con facilidad para poder observarlo trasluz. La cantidad de vino que normalmente se sirve es de 9cl (la octava parte de una botella). La capacidad ideal de una copa es de 28 cl, pero para poder servir vinos añejos y delicados es mejor servirlos en copas más grandes de unos 35 cl de capacidad.  Para los espumantes las copas son totalmente diferentes, estas son de tipo flauta y de forma alargada.  Se llenan hasta tres cuartas partes para poder observar el ascenso de las burbujas, apreciar la calidad y el color del vino.

- El material con el que son fabricadas debe ser cristal fino, este proporciona mayor claridad y su finura permite observar mejor lo que contiene la copa.

También existen copas especiales para la cata de vinos exclusiva para profesionales, estos tiene la virtud esencial de resaltar los defectos del vino.

El vidrio toma diferentes aspectos y se fue haciendo tradicional los diferentes tipos de copas para regiones vitivinícolas. Las que permanecen hasta hoy son la de Borgoña (gran balón que se abre levemente hacia el extremo superior) y la de Burdeos (algo más pequeña con tendencia a cerrarse en la parte superior).

El austriaco George Riedel se especializó en diseñar copas para cada estilo y región de vinos.

copas 1

1- copas vinos tintos, Burdeos y Borgoña;2- copa para agua, 3- copa flauta para espumantes y champagnes.

copas 2

4-copa para vinos blancos; 5- copa de cata profesional.

La ubicación de las copas en la mesa es sobre el lado derecho y arriba del plato del comensal.  Posición, copa de agua, copa de vino tinto y copa de vino blanco. En el caso en que también haya espumante, si se sirve toda la noche va a ir ubicada detrás del vino tinto.  Si el espumante es solamente para brindar, se retiran todas las demás copas y se agrega esta.

mesa

1- plato de pan; 2- cuchara de postre; 3- tenedor de postre; 4- señalador de lugar; 5- copa de agua; 6- copa de vino tinto; 7- copa de vino blanco; 8- copa de espumante; 9- servilleta; 10-tenedor de pescado o para la entrada; 11- tenedor de comida principal; 12 – plato; 13 plato de sitio; 14- cuchillo de comida principal; 15 – cuchillo para pescado; cenicero y 17- menú.

Un poco de historia…

A lo largo de la historia la copa ha sido cáliz de metal, copa de oro, joya de alabastro, cuenco de marfil o barro y cuerno de animal.

Recién en el siglo I apareció el vidrio soplado que permite realizar las diferentes formas.

Este oficio comenzó con Nerón y desde Roma pasó en el siglo II, al Rin y la Galia.

Al esparcirse el Imperio, Bizancio continuó la tradición vidriera.  En Europa quedaron pequeños talleres, y en el siglo XII, Venecia recuperó la tradición y luego lo trasladó a la vecina Murano.

La tecnología, en el siglo XVI, hizo posible que el vidrio sea más limpio y resistente.

Por: Romina Velinsone



Comments are closed.