RSS

Bodegas Crotta premiada por programa contra el trabajo infantil

Sala Guarderia

Premio Banco Francés al Emprendedor  Agropecuario 2009

Actividad Agropecuaria con Orientación Educativa

GUARDERÍA EN VENDIMIA  BODEGAS Y VIÑEDOS CROTTA S.A.

Autor : Carlos Eduardo Crotta

Colaboradores: Seicas Consultora (Nancy Borchio . Griselda Broilo)

Historia del Programa

El programa de Guardería en Vendimia, tuvo su primera edición en el año 2.005. Surgió como iniciativa del Director de la Compañía Sr. Carlos E. Crotta, quien observaba a lo largo de las distintas vendimias que los niños no asistían a la escuela, trabajaban con sus papás, y estaban en lugares totalmente inadecuados para ellos. Ante esta situación se implementa la guardería.

Las edades de los mismos giran entre 10 a 12 bebés menores de un año, 15 a 20 entre 1 y 5 años y por último 10 a 15 de 6 a 12 años.

Por lo tanto se concluyó que se deberá proveer espacio, materiales, merienda y personal para  60 niños desde 0 a 12 años. Quienes se considera no tienen la edad suficiente para estar en el lugar de trabajo de sus padres, por los riesgos que esto implica y, además, por la cultura que poseen éstas familias, la mayoría termina realizando alguna tarea, estando así en una situación de trabajo infantil.

En el primer año, se trabajó con sólo dos salas las que estaban a cargo de un docente un directivo y un auxiliar.

En el 2008 el equipo fue interdisciplinario ya que sumamos una psicóloga, médico, dos auxiliares y directora que ya eran parte del mismo.

En el 2009 crecimos a nivel estructura ya que se construyó y refaccionó un espacio definitivo para el programa.

Carlos Crotta junto a los hijos de colaboradores

Descripción  del Programa

Se implementa en la propiedad, donde viven y se albergan los vendimiadores, una guardería para niños menores de 12 años.

Durante el período escolar, aquellos que se encuentren en edad de asistir a clases, lo harán, asegurando su  concurrencia a través de la provisión del transporte para que lleguen a las escuelas, como así también, controlando, con la colaboración de las Directoras, su asistencia. Por lo tanto permanecerán en la guardería a contra turno; momento en que el personal docente les ayudará con las tareas y, si fuese necesario, brindará apoyo pedagógico para salvar sus dificultades. Paralelamente se establecerá un canal de comunicación constante con las docentes de los mencionados alumnos, para lograr ésta compensación. Se dispondrá, además, de momentos de recreación.

 El desafío más importante fue concientizar al vendimiador del hecho de que sus hijos  trabajaran, ponía en riesgo la salud y el desarrollo físico y mental de los mismos. Además, de negarles el derecho a la educación. El proceso tanto de aprendizaje, como de concientización es constante, ya que todos los actores demostraron cierta resistencia al cambio: los padres a dejar sus hijos en manos desconocidas y “tener” que enviarlos a la escuela, las autoridades de la cosecha porque pensaban que no iban a tener mano de obra en el futuro.

A través de esta práctica, los pequeños comprendieron que su obligación es estudiar y prepararse para el futuro con una mejor calidad educativa.

Los encargados de la cosecha perciben un mayor rendimiento en sus trabajadores al no tener que ocuparse de sus hijos en las viñas y, además, pueden comprobar que los menores que cumplen la edad necesaria se van integrando a las cuadrillas, rompiendo así con su paradigma de que si no aprenden desde chicos no van a poder trabajar de grandes.

Testimonios de las docentes, que han recorrido junto a la empresa este camino de lucha para lograr que los niños estén en un lugar digno, sorprenden cuando comentan que los pequeños que asisten hace ya varias temporadas han internalizado los hábitos de tal manera, que no es necesario repetirlos ni siquiera el primer día, solos retoman el ritmo de la guardería como si la hubiesen dejado el día anterior.

Por otro lado, papás que por primera vez forman parte del programa, lo valoran tanto, que expresan la necesidad de dejarlos inscriptos para el próximo año de forma tal  que sus pequeños no vayan a quedar fuera del mismo.

 

La OIT recomienda una edad mínima para la admisión en el empleo, que debe ser coincidente con la finalización de la escolaridad obligatoria. En nuestro país dicha edad es a los 14 años;  por  lo tanto  la edad  mínima para  realizar trabajos ligeros  es de 12 a 13 años. (2)

Ante esta situación, y conociendo la cultura del vendimiador, los directivos de la empresa deciden dar la opción a los menores de las edades mencionadas la posibilidad de ayudar a sus padres, en turno contrario al horario escolar, durante la cosecha siempre y cuando no impliquen cargas pesadas que puedan dañar la salud de los mismos. De esta manera se dará inicio a un cambio cultural que cumplirá el  proceso necesario, para revertir situaciones ya instaladas en la sociedad rural. Muy por el contrario el intentar desterrar en forma abrupta las conductas sociales, conduce a un certero fracaso.

Objetivos

  • Promover  y sostener el cambio cultural en los vendimiadores, aboliendo el trabajo infantil, haciendo tomar conciencia a más familias de las consecuencias que éste ocasiona.
  • Implementar una nueva metodología de trabajo en época de cosecha, sacando de las hileras a los menores de 12 años.
  • Contribuir al mejoramiento de la calidad educativa de los hijos de los cosechadores.
  • Concientizar a la comunidad que la escolaridad es obligatoria hasta los 14 años, finalizando en 9º año  y no en 7º.
  • Promover hábitos de higiene y socialización, desarrollando, también, las funciones básicas de la lecto-escritura en los pequeños de 0 a 4 años.
  • Implementar un espacio destinado a la orientación psicológica de la familia, profesionales, colaboradores y comunidad en general.
  • Desarrollar un programa de Prevención de Enfermedades y Diagnóstico Precoz; mediante una alianza con el Área de Salud del departamento de Gral. San Martín.
  • Mejorar la calidad de trabajo de los cosechadores, aumentando la productividad, disminuyendo el riesgo de accidentes laborales (tanto en niños como adultos); desarrollando así el sentimiento de pertenencia y compromiso hacia la Empresa.
  • Salvaguardar armonía entre la cultura del trabajador golondrina y la de la Empresa.

 

Información de la Empresa : Bodegas y Viñedos Crotta

Bodega familiar de tercera generación trabajando de manera ininterrumpida desde su creación, caracterizada por un fuerte compromiso social (primer bodega de Mendoza que creo guardería infantil en vendimia). Ubicada en el Acceso Este (Ruta 7) y Carril Chimbas. Palmira Mendoza.


Comments are closed.